12 de julio de 2019
12.07.2019
Sanidad

Pacientes del Hospital Costa del Sol recuperan la voz gracias a una prótesis

El hospital marbellí es el segundo de la provincia en aplicar esta técnica en personas sometidas a una extirpación de laringe

12.07.2019 | 13:51
Un momento de la intervención para colocar la prótesis.

La unidad de Otorrinolaringología (ORL) del Hospital Costa del Sol ha iniciado hace unas semanas la colocación de prótesis fonatorias en pacientes sometidos a la extirpación de laringe (laringectomizados) tras padecer un cáncer en este órgano, lo que les permite recuperar la voz. De este modo, este centro sanitario se convierte en el segundo en la provincia, tras el Hospital Universitario Virgen de la Victoria de Málaga, en realizar esta técnica quirúrgica que permite recuperar la capacidad para volver a comunicarse a los pacientes que portan este tipo de dispositivos.

La prótesis fonatoria es un instrumento que se coloca durante la extirpación de laringe, o bien, después de la misma; mediante una intervención sencilla, proporcionando una voz con gran capacidad de comunicación, bastante similar al tono natural de la misma, sin efecto metálico, eliminando así el estigma social que sufren muchos de estos pacientes operados.

Esta nueva herramienta, más pequeña y fácil de manejar, sustituye a las cuerdas vocales extraídas y permite a los afectados hacer una vida completamente normal, ya que el dispositivo lo permite. Lo que sí requiere posteriormente es una disciplina colaborativa por parte del paciente, un cuidado higiénico diario, además de seguimiento desde las consultas del hospital. El dispositivo debe ser sustituido tras 6 o 12 meses, según su estado, aunque sin necesidad de intervención quirúrgica adicional, ya que su sustitución puede hacerse de forma sencilla y ambulatoria en la consulta.

Esta técnica ha sido llevada a cabo por los facultativos de la unidad de Patología Cervical y Oncología del servicio de ORL del hospital, Juan Miguel Palomeque, Emilia López y Francisco Muñoz. La implantación de esta técnica ha sido posible gracias a la formación e implicación del especialista de la sección de Oncología de Cabeza y Cuello de la unidad de Otorrinolaringología del Hospital Virgen de la Victoria y referente a nivel autonómico en la realización de este tipo de técnicas, Óscar Cazorla, que ha colaborado en estas primeras intervenciones y ha formado a los miembros de este equipo en el Hospital Costa del Sol.

Hasta ahora, se han intervenido a tres pacientes que están recibiendo un seguimiento en sesiones de logopedia semanal para iniciarse en el uso de la prótesis y poder comenzar a hablar. Además, también a través de esta consulta se les está instruyendo en el manejo y autocuidado de este dispositivo.

En palabras de Juan Miguel Palomeque, "los tumores malignos de laringe en estadíos avanzados pueden tratarse mediante extirpación de la laringe o laringectomía total con un alto porcentaje de curación. Sin embargo, dicha técnica quirúrgica resulta muy mutilante para estos pacientes con la consiguiente pérdida de la capacidad de hablar". Para este facultativo, "desde nuestra unidad de Oncología-ORL y patología cervical hemos querido incorporar la posibilidad de poder realizar dicha técnica para la colocación de prótesis fonatorias y así poder devolver a estos pacientes la capacidad para volver a comunicarse, mejorando su calidad de vida en los casos que no son capaces de desarrollar una correcta voz esofágica o erigmofonía o quieren tener una voz más fluida o de mayor calidad", subraya.

Para Emilia López, "cuando operas pacientes de cáncer, te queda la satisfacción profesional de liberarlos de su tumor pero, con el paso de los meses y los años, ves como su vida se ha limitado mucho; han perdido tantas cosas sencillas como hablar por teléfono, salir con los amigos y mantener una conversación con ellos, o en sus trabajos..., que tienes la sensación de que no has hecho el trabajo completo".

Esta iniciativa, cuenta López, estuvo realmente motivada por una experiencia que vivió hace unos meses: "fui a un curso sobre estas prótesis y vi a un paciente nuestro que operamos con 32 años, dando una charla sobre cómo había recuperado su vida por completo desde que se puso la prótesis fonatoria. Comprendí que había que poner todos los medios posibles, para que nuestros pacientes después de la cirugía recuperaran su vida de antes... ¡Realmente, es emocionante ver cómo después de varios años, a los 7 días de colocarles la prótesis, comienzan a hablar de nuevo y estamos muy contentos de poder ayudarles a recuperarse totalmente. Ahora sí que la satisfacción profesional y personal es plena... ahora sí que el trabajo es completo!", concluye.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook