14 de octubre de 2019
14.10.2019
Tribunales

Piden casi 7 años para los policías acusados de participar en alijos de hachís con motos de agua

La Fiscalía considera que los agentes municipales de Marbella se valieron de su condición profesional para vigilar la costa durante los alijos

14.10.2019 | 05:00
Una de las motos utilizadas por la organización.

La operación de la Policía Nacional y Vigilancia Aduanera interceptó casi 500 kilos de droga valorada en 2,7 millones de euros

La Fiscalía ha solicitado seis años y nueve meses de prisión y una multa de 8.160.516 euros para los dos policías locales de Marbella acusados de colaborar con una organización de narcotraficantes que introducían hachís por la costa malagueña en motos acuáticas.

Según el auto del Juzgado de Instrucción 2 de Marbella al que ha tenido acceso este diario, el Ministerio Fiscal pide la misma pena y multa para cada uno de los otros doce procesados, a quienes también atribuyen un delito contra la salud pública. En las dos fases que incluyó esta operación de la Policía Nacional y la Agencia Tributaria, los investigadores intervinieron casi 500 kilos de droga valorada en algo más de 2,7 millones de euros.

En su escrito de acusación, el fiscal recuerda los dos operativos policiales que desarticularon a esta organización en junio de 2012. El día 14, seis motos de agua que partieron de Guadalmina Baja y del puerto de Marbella se reunieron en alta mar con un barco nodriza que les suministró varios fardos de hachís.

Para evitar ser detectados por los cuerpos policiales, las motos se separaron en dos grupos de tres para desembarcar el elijo en dos puntos diferentes de la costa marbellí. Sobre las 18 horas, un grupo tocó tierra en la playa de Guadalmansa y descargaron dos de las embarcaciones cuyos tripulantes se dieron a la fuga con las mismas al detectar la presencia del helicóptero de Vigilancia Aduanera.

La tercera moto, que fue abandonada por otro tripulante que también huyó, fue intervenida con cinco fardos de hachís que sumaban 150 kilos.

Valiéndose de su condición


El fiscal asegura que, además de estar identificados los coordinadores, pilotos y portadores de la droga ya en tierra, la investigación reveló que los dos policías locales, valiéndose de su condición de agentes, advirtieron de la presencia de otros policías y vehículos de las fuerzas y cuerpos de seguridad en la zona elegida para el alijo. Para ello, uno de los agentes implicados utilizó su propia motocicleta. En el registro de su vivienda, los agentes localizaron casi 16.000 euros «fruto de su ilícita actividad de tráfico de sustancias estupefacientes».

El 23 de junio, por su parte, el fiscal recuerda que se produjo otro alijo en el que participaron cuatro motos acuáticas. Mientras uno de los acusados vigilaba los movimientos de las patrulleras de la Guardia Civil amarradas en el puerto de Benalmádena, dos de los procesados tocaron tierra en una playa cercana al Hotel Kempinski, en Estepona, donde una de ellas fue remolcada hasta una vivienda de la urbanización Las Alberdinas de este mismo municipio utilizada como guardería de la droga.

No obstante, el escrito recuerda que en el registro policial realizado ese mismo día localizaron la embarcación, 761 pastillas de hachís que sumaban 83,5 kilos de hachís y cerca de 8.000 euros en efectivo procedentes del narcotráfico.

Otros dos de los implicados fueron detenidos en los alrededores de la finca cuando remolcaban otra moto acuática en cuyo interior había otros 92,5 kilos de droga. Vigilancia Aduanera intervino en la playa del Negro las otras dos embarcaciones con 80 y 93,5 kilos de hachís, respectivamente.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook