09 de diciembre de 2019
09.12.2019
La Opinión de Málaga
Entrevista

«Ayudamos a un asilo de Antequera o a los damnificados por inundaciones en Murcia»

Subraya que Cáritas presta auxilio a quien se lo pida «ya sea católico, protestante o musulmán, porque no mira ni la religión, ni la raza»

09.12.2019 | 05:00
El coordinador del Bazar de Cáritas, Antonio Belón, en su despacho, durante la entrevista.
¿Cómo se ve desde el colectivo católico de Marbella el conflicto entre la Hermandad del Rocío y el restaurante Skina?
Es un tema particular del uso del divertimento. La forma en que la Hermandad capta fondos es a través de su Casa Hermandad. Parece que esta no reunía las condiciones acústicas necesarias.

¿Qué le parece la solución?

El restaurante ha ganado el pleito y el Ayuntamiento de Marbella ha dado a la Hermandad un local provisional en los bajos de la plaza de toros mientras insonorizan el otro local, de tal forma que permita adoptar las soluciones. Son gajes del oficio. Cuando uno no es profesional de la hostelería, pasan estas cosas.

Antonio Belón, coordinador general del Bazar de Cáritas de Marbella. El evento, que busca obtener fondos en beneficio de Cáritas, se ha convertido en una de las referencias solidarias del municipio, tras quince años sin faltar a su cita navideña. El año pasado recaudó cerca de 200.000 euros, cuantía que intentará superar en la edición de este ejercicio, que se celebra en el Palacio de Ferias y Congresos, del 12 y al 15 de diciembre

­Antonio Belón coordina la organización del Bazar de Cáritas más incierto de los últimos años. El evento solidario, que este año alcanza su XV edición, se celebra este año a mediados de diciembre y no, como es habitual, en la tercera semana de noviembre. Además, el bazar, que se celebra en el Palacio de Ferias y Congresos, prescinde este año de las tres cenas tradicionales. Nadie entre los organizadores sabe cómo afectarán los cambios. Unos creen que será positivo debido a la proximidad del espíritu navideño ya que, según el coordinador, «los españoles somos del último momento»; pero otros no las tienen todas consigo.

¿Cómo afronta el Bazar de Cáritas esta edición, que presenta tantas novedades?

Es toda una aventura porque hay vicisitudes que nos obligan a reorganizar el evento. Al cambio de fechas se suma también la dificultad de que en la zona del aparcamiento que colinda con el Palacio de Ferias hay que hacer unas obras que tienen que terminar antes de que acabe el año. Esperamos que el Ayuntamiento refuerce el servicio de transporte urbano para facilitar la afluencia de visitantes, ya que ahora es gratuito para los vecinos empadronados.

El año pasado, el bazar recaudó unos 200.000 euros. ¿Cuál es la recaudación que se fijan en esta ocasión?

La voluntad es sacar más. Cada año hemos ido obteniendo más dinero, aunque sabemos que es difícil repetir los 200.000 euros, máxime teniendo en cuenta que este año no vamos a tener las tres cenas, con las que lográbamos bastante recaudación. Este año haremos unas minicenas en los tres bares que tendrá el bazar.

¿Qué novedades tendrá el bazar este año?

Las sorpresas las aportan los expositores que vienen al bazar. Este año tendremos un bar de ostras, de sushis, el de comida mexicana y una bodega en una zona exterior. El día 13 se celebra la Gala de Navidad Ciudad de Marbella que contará con un pregón pronunciado por la periodista Nieves Herrero, a la que al día siguiente haremos un homenaje.

Parte del mobiliario que se expuso el año pasado ha servido para ayudar a personas en Murcia.

A través de Cáritas y el Obispado de Cartagena, mandamos tres o cuatro camiones de grandes dimensiones con muebles, como camas, mesas, sofás, tras las inundaciones que hubo en la zona. Era mobiliario que nos cedió el antiguo hotel Incosol y ha valido para ayudar a muchos colectivos. También hemos aportado mobiliario a un asilo de Antequera.

¿Cómo se distribuyen los fondos que se recaudan en el bazar solidario?

El 80 por ciento se dedica a las siete sedes de Cáritas del término municipal, un diez por ciento para ayudar en los grandes desastres a través de Cáritas Internacional y otro diez por ciento, a las sedes de Cáritas de los pequeños pueblos de la provincia que no tienen los recursos para recaudar fondos. Cáritas ayuda a los más necesitados ya sean católicos, protestantes, musulmanes... porque Cáritas no mira ni la religión ni la raza de las personas que requieren de su ayuda. Sólo ayudamos a quien lo necesita.

¿Qué grado de colaboración encuentra el bazar por parte de los jóvenes?

Es un tema importante. Los años pasan y hay que lograr que la juventud se vaya incorporando para que esta labor no se pierda en el futuro. La juventud está colaborando cuando ve el trabajo que hacemos. Para organizar el Bazar de Cáritas de este año contamos con la ayuda de unos 200 voluntarios. El bazar nació hace 15 años en las zonas de Elviria y La Campana y ha ido creciendo hasta obtener el año pasado una recaudación de unos 200.000 euros. La recaudación que obtenemos en el bazar supone cerca del 70 por ciento del presupuesto de Cáritas de cada año.

La Cofradía a la que pertenece, la del Cristo del Amor, está tramitando la puesta en libertad de un preso para Semana Santa. Sería el primero en cuatro años. ¿En qué punto se encuentra el procedimiento?

Ya hemos enviado la documentación a Instituciones Penitenciarias. Hemos propuesto, como todos los años, una terna de tres presos. Ahora, como todos los indultos, la decisión es política. Instituciones Penitenciarias pedirá información a los jueces que juzgaron en Málaga a los tres presos que hemos propuesto. Cuando en Madrid reciban toda la información y la documentación, entonces políticamente se decidirá a qué preso se pone en libertad, si es que al final se deja a alguno.

¿Para cuándo esperan una respuesta definitiva?

No tendremos una respuesta definitiva hasta una semana antes del inicio de la Semana Santa de Marbella.

¿Por qué dejó la cofradía de indultar a presos en Semana Santa?

Hace, más o menos, cuatro años que no nos dan permiso. Unas veces porque los presos que proponíamos no reunían las condiciones necesarias que requería la política; y otras veces porque no ha dado tiempo a presentar la documentación. Es una tradición que celebramos el Jueves Santo y que está en marcha desde mediados del siglo XX. Todos los presos que hemos liberado desde la cofradía jamas han vuelto a delinquir, luego tenemos un currículum para que nos den la posibilidad de reinsertarlos en la sociedad.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook