De pequeño, venía a Marbella de vacaciones a visitar a su abuela. Ahora es un vecinos más. Tras ser vicario general de la Diócesis de Málaga, presidente del Patronato de la Fundación Victoria o párroco de la iglesia del Corpus Christi, José Sánchez Herrera está, desde septiembre, al frente de la iglesia de Nuestra Señora de La Encarnación, uno de los templos más simbólicos del municipio. Reemplaza a José López Solórzano, que desempeñó el cargo en Marbella durante 13 años.

¿Qué valoración hace de los cuatro meses al frente de La Encarnación?

Me he encontrado con una Marbella que está triste porque la pandemia del Covid se ha cebado con una ciudad tan preciosa. En el centro histórico, donde vivo, hay cantidad de negocios cerrados y los que están abiertos lo hacen con grandes dificultades. Las calles están prácticamente vacías. Esta Marbella no la conocía. Aún en los meses de temporada baja, Marbella tenía muchísima vida. Conozco las infinitas posibilidades que tiene Marbella, pero soy consciente del momento tan difícil que se está viviendo.

¿Ha notado algún cambio respecto a su etapa en Málaga?

El cambio es brutal a mejor. He estado sin parroquia en estos últimos años cuando, lo que más me gusta, es precisamente ser párroco y en Marbella he encontrado una parroquia. Estar sin parroquia no se lo deseo a nadie. Además, tengo que reconocer que Marbella tiene mejor clima. Esos cuatro grados de menos en verano y de más en invierno nos vienen fenomenalmente. (Se ríe).

¿Cómo influye el Covid en su tarea?

Me preocupan las personas mayores, sobre todo las que viven solas. Tendríamos que haber sido más creativos. Los abuelos en casa y nada más... No se contagiarán del Covid, pero la tristeza con la que viven es infinita. También nos está valiendo para que las personas comprometidas den un paso al frente en un momento en el que el número de personas a las que ayuda Cáritas se ha doblado. Y no creo que estemos en lo peor de la crisis.

¿Cómo define a la comunidad católica de Marbella?

Está muy bien formada y es acogedora. Y socialmente preocupada y con una gran conciencia de ciudadanía.

¿Qué proyectos tiene para 2021?

Ayudar a que la gran masa de la parroquia tome conciencia de su responsabilidad en la iglesia. Contamos con un montón de laicos comprometidos. También queremos fomentar una conciencia ecológica de la comunidad parroquial. Y apoyar el crecimiento de la conciencia social y ayudar a Hermandades y Cofradías locales que hacen una labor magnífica, sobre todo en el ámbito social.

¿Cree que tendremos procesiones de Semana Santa?

No lo creo. La primera cosa medianamente masiva que podremos hacer quizá sea una procesión del Corpus Christi cortita. Estamos hablando de primeros de junio. La Virgen del Carmen, el 16 de julio, me gustaría que pudiera ir al mar, aunque fuera sin grandes masas y con todas las medidas de seguridad. Vacunar a 40 millones de españoles no es fácil.