OSP denunció ayer el vertido de aguas fecales en el mar frente a las playas de San Pedro Alcántara debido al colapso y la rotura de colectores ubicados en los arenales como consecuencia del temporal Filomena.

La formación sampedreña criticó el contraste entre las «estampas muy llamativas» que el temporal dejó en municipios próximos a Marbella frente a la imagen de «colectores rotos vertiendo aguas fecales al mar». «Vecinos de Fuengirola podían disfrutar de playas blancas y los de Ronda, del grueso manto de nieve. En San Pedro teníamos más de lo mismo», apuntó la formación sampedreña en un mensaje difundido a través de las redes sociales.

OSP recordó que buena parte de la actividad económica del término municipal depende del turismo, pero que, con imágenes como las que dejó la borrasca durante el fin de semana en Marbella, es «imposible», destacó la formación sampedreña con letras en mayúsculas.

OSP responsabilizó de los vertidos a la Mancomunidad de Municipios de la Costa del Sol Occidental y al Ayuntamiento de Marbella.

La formación sampedreña aseguró que ha solicitado a la Mancomunidad de la Costa del Sol Occidental en diferentes ocasiones que retiren los colectores de las playas de San Pedro ante las reiteradas roturas que, según OSP, sufren con frecuencia. «Siempre hemos tenido evasivas por respuesta y ahí siguen, una vez más, vertiendo aguas fecales al mar, con todo lo que ello conlleva», agregó.

En un mensaje complementario, el concejal Rafael Piña, exteniente alcalde de San Pedro durante el mandato pasado, definió como «lavado de cara» las obras que se realizan en el núcleo de población «siempre que nos han gobernado desde Marbella».

«La diferencia con nuestra gestión es clara. Hacíamos obras integrales y ahora sólo se actúa en superficie», añadió.

La formación sampedreña aseguró que «muchos dijeron que las obras que acometió OSP durante su gestión de la Tenencia de Alcaldía eran innecesarias», pero que «como se ha comprobado, San Pedro no se ha vuelto a inundar desde que se realizaron aquellas obras».

Y agregó que «cuando se hacían obras, llegábamos a lo más profundo, a los arreglos que verdaderamente eran necesarios, como la separación de aguas pluviales y fecales para evitar esas inundaciones».

El temporal, especialmente virulento en el municipio en la madrugada del viernes, causó también daños en el litoral del núcleo urbano de Marbella y del distrito de Las Chapas, donde las olas alcanzaron establecimientos de playa y mobiliario como duchas y vestuarios y diferentes arquetas colapsaron ante la subida del nivel del agua.