La Concejalía de Derechos Sociales contará con 14 millones de euros para hacer frente este año a la crisis que ha generado la pandemia del coronavirus, lo que supone un incremento del 30 por ciento respecto a las cuentas de 2020.

La cuantía del presupuesto, además, será ampliable para atender las necesidades que puedan surgir en el transcurso del año, según indicó ayer la concejala del ramo, Isabel Cintado.

«Se trata de una apuesta importante por esta área, que pone de manifiesto el firme compromiso de la alcaldesa, Ángeles Muñoz, y del equipo de Gobierno con las personas que más lo necesitan desde el inicio de la crisis sanitaria, económica y social», señaló la edil.

Entre las partidas más importantes de la delegación, Cintado destacó la subida de las ayudas de emergencia social, que, junto a las económicas para las familias, los bonos sociales o un plan de atención inmediata, «nos van a permitir llegar, sobre todo, a aquellos vecinos que más lo necesitan en estos duros momentos».

Cintado subrayó también la continuidad y el incremento de programas como el de garantía alimentaria, con 183.000 euros; el de ´tarjeta monedero' con la colaboración de la asociación Detente y Ayuda (DYA); unos fondos destinados al Banco de Alimentos Bancosol; el proyecto Faro para atender, a través de Marbella Voluntaria, a las personas mayores que se encuentran solas y que cuenta con un fondo de 34.000 euros; o los Centros de Inclusión Social, que gestiona Cruz Roja y para los que se reservan unos 443.700 euros.