Los vecinos extranjeros representan ya el 30 por ciento de los cerca de 147.600 ciudadanos empadronados en Marbella.

Los residentes llegados al municipio desde otras partes del mundo han aumentado en cerca de 2.800 personas durante la pandemia del coronavirus al pasar de 40.700 en marzo a unos 43.500, según datos aportados por la Delegación de Extranjera.

Los países de procedencia que más han contribuido al crecimiento del número de residentes extranjeros censados en el municipio son Reino Unido, con 938 ciudadanos; Rusia, con 233; Italia, con 133; Colombia, con 135; y Alemania, con 101.

El aumento de vecinos extranjeros registrados en Marbella se debe «a las reuniones llevadas a cabo con las diferentes asociaciones y colectivos dentro de la campaña informativa sobre las ventajas del empadronamiento y, en el caso de los residentes británicos, las charlas sobre el Brexit, que prosiguen este año», explica la delegada, Remedios Bocanegra.

Los encuentros para tratar la salida del Reino Unido de la Unión Europea que estaban previstos para finales de enero se han aplazado, en principio, a inicios de febrero.

La comunidad de residentes extranjeros lleva más de 20 años viviendo y desarrollando su labor profesional en el municipio debido a las nuevas tecnologías, la posibilidad de trabajar a distancia y «la calidad de vida que ofrece la ciudad, que destaca por su carácter internacional y cosmopolita», señala la concejala.

La Delegación de Extranjería atendió unas 4.000 consultas desde el inicio de la pandemia hasta final de año, principalmente por vía telefónica y corre electrónico.

La mayor parte de las dudas planteadas por los vecinos foráneos estaba relacionada con las restricciones impuestas ante el coronavirus, ayudas sociales y prestaciones disponibles, la renovación de los permisos de residencia y plazos administrativos o trámites telemáticos de empadronamiento.

«Han sido muchos los que, en este tiempo, han querido volver a nuestra ciudad y otros tanto, a sus países de origen para confinarse con sus familias», explica Bocanegra.

La Delegación de Extranjería realizó durante el pasado ejercicio una campaña para entregar a 800 personas a la semana alimentos y artículos de primera necesidad donados por asociaciones de residentes extranjeros ubicadas en el municipio.

«El año pasado también constituimos un foro asesor formado por el tejido empresarial y profesional extranjero que colabora con nuevos proyectos aportando su experiencia», agrega la edil.

La crisis sanitaria ha obligado a aplazar la celebración de días nacionales y festivales internacionales.