La Junta de Andalucía notificó ayer seis fallecimientos en Marbella como consecuencia del coronavirus. Con estas defunciones, el virus se ha cobrado ya más de cien vidas en el municipio.

Según los datos del Gobierno regional, la Covid-19 deja ya 105 muertos en un municipio que, desde mediados de diciembre, vive en una escalada desbocada de contagios.

La tasa de incidencia del virus alcanzó ayer los 1.230 casos por cada 100.000 habitantes en los últimos 14 días, el registro más alto desde el inicio de la pandemia. A finales de diciembre, la tasa de incidencia estaba en los 85 casos.

El descontrol de los contagios ha llevado a la Junta a acordar, en el plazo de una semana, el cierre perimetral del municipio y, desde anoche, el cese de los establecimientos que no presten una actividad esencial.

La clausura de los negocios, que se mantendrá, al menos, dos semanas; y el bloqueo de las entradas y salidas al municipio, que, previsiblemente, estará en vigor algunas semanas más, colocan a la economía local «en una situación complicada, difícil», admitió ayer el delegado municipal de Sanidad, Enrique Rodríguez. «Se trata de un freno», apuntó.

El edil apeló a la «responsabilidad individual» de los vecinos para detener la expansión de contagios y «concentrar nuestros máximos esfuerzos en los que peor lo van a pasar y se van a ver más afectados», durante las próximas semanas, en referencia a los negocios de la hostelería y del comercio.

«Ante el sacrificio de estos establecimientos toca ser más responsables que nunca», pidió.