El Ayuntamiento de Marbella suspende desde hoy lunes el pago del servicio de aparcamiento regulado de la zona azul hasta que finalice el actual estado de alerta sanitaria del municipio, que se sitúa en nivel 4 grado 2, lo que supone el cierre de los establecimientos que no presten una actividad considerada esencial, como decreta la Junta de Andalucía, tras el aluvión de críticas vecinales por no haberlo hecho cuando entraron en vigor las más fuertes restricciones.

«Entendemos que la rotación de estos aparcamientos de la zona azul está concebida para favorecer el comercio y la hostelería. En la actualidad, con las restricciones existentes para hacer frente a la pandemia del coronavirus, no es un servicio necesario», señala el concejal de Tráfico y Transporte, Enrique Rodríguez, a través de un comunicado de prensa.

El uso del servicio regulado de estacionamiento de la zona azul ha caído un 40 por ciento desde la entrada en vigor del cierre de establecimientos, acordado por la Junta debido a que la tasa de incidencia del coronavirus supera en Marbella los 1.000 casos por cada 100.000 habitantes.

«La zona de estacionamiento regulado es una medida para favorecer la movilidad, algo que es todo lo contrario a lo que debemos fomentar en estos momentos en los que debemos limitar nuestras salidas a las estrictamente necesarias para garantizar una mejoría en la incidencia del coronavirus y que nuestra ciudad pueda retomar cuanto antes su actividad», agrega el delegado de Tráfico.

En el transporte público se permite el desplazamiento siempre que se deje un asiento de separación entre viajeros y la mitad del aforo. Además, el Ayuntamiento ha reducido la frecuencia de las líneas de transporte urbano con menos demanda, especialmente desde las 18.00 horas para reducir el impacto del Covid en Marbella.