Ecologistas en Acción califica de «incoherente e hipócrita» que el equipo de Gobierno, del PP, anuncie la construcción de un mirador de aves en el río Verde ante el degradado estado en el que, según el colectivo, se encuentra su desembocadura y tras «arrasar sin ningún miramiento» parte del cauce del río Guadaiza durante unas labores de limpieza y desbroce.

El centro ornitológico, que cuenta con un mirador y dos paneles con información sobre las especies de aves que pueden avistarse en el entorno, es una actuación «de escaparate» ante la «nula inversión» del Ayuntamiento en el mantenimiento de las zonas del municipio de especial conservación medioambiental designadas por la Unión Europea.

«La directora general de Medio Ambiente, Victoria Martín-Lomeña, asegura que, con este mirador, se puede disfrutar de la fauna y flora cuando en cuatro zonas de especial conservación fluviales, una excavadora mandada por ella misma está arrasando con la extraordinaria fauna y flora», señala Ecologistas en Acción.

«Esta es la prueba de cómo entiende el equipo de Gobierno la protección ambiental», agrega el colectivo.

La asociación ecologista asegura que «estos anuncios rocambolescos a los que nos tiene acostumbrados la clase política» no ocultan la «grave contradicción que estas medidas cosméticas» conllevan con los planes de gestión de las zonas de especial conservación que, según el colectivo, los responsables de medio ambiente deberían conocer.

La directora de Medio Ambiente del Ayuntamiento destaca que el mirador permite a vecinos y aficionados a la ornitología contemplar las aves y flora propias del entorno. «Permite disfrutar de la extraordinaria flora y fauna de la desembocadura de río Verde y a tan solo unos metros del Paseo Marítimo y del centro urbano de la ciudad», apunta.

El río acoge ejemplares de nutrias, pez fraile o boga del Guadiana y especies de libélulas en peligro de extinción, además de un bosque de ribera con sauces, adelfas o álamos. En la costa se pueden divisar diferentes especies de gaviotas.

Ecologistas en Acción denunció en octubre que el Ayuntamiento eliminó el bosque de ribera, como el taraje o juncos, del río Guadaiza durante unas actuaciones de desbroce.

Los trabajos se ejecutaron con maquinaria pesada y sin supervisión técnica, según el colectivo.

Máquinas de batería

La Delegación de Parques y Jardines anunció ayer que cuenta con once sopladoras, ocho cortasetos, dos desbrozadoras y ocho motosierras que funcionan con batería en lugar de gasolina, lo que reduce costes y contaminación acústica y medioambiental.

Las herramientas requieren de un menor mantenimiento y reparaciones más económicas y desarrollan la máxima potencia desde el inicio de su uso.

El objetivo del Ayuntamiento es que, en el plazo de tres años, el 90 por ciento de las herramientas sean de batería.

Una ciudad que aparenta ser respetuosa con su entorno medioambiental, según IU

IU acusa al equipo de Gobierno de realizar anuncios con los que aparentar que Marbella es una ciudad amable con el medio ambiente cuando la realidad es la contraria.

Según la portavoz de la coalición de izquierdas, Maica Machuca, la «verdadera cara del PP de la alcaldesa, Ángeles Muñoz» es la estrategia del ‘greenwashing’. «Intenta tapar con anuncios como el de la plantación de 2.000 árboles la deforestación con excavadoras de cauces de río de protección especial o las talas en el centro urbano de Marbella, como las de las calles Notario Luis Oliver, Miguel Cano o Alonso de Bazán o el desprecio al patrimonio verde, como ha ocurrido en la plaza de Los Naranjos», explica.

IU acusa también al equipo de Gobierno de obstruir una investigación de Fiscalía sobre los planes para urbanizar una parcela de alto valor ecológico en el distrito de Las Chapas.