El Ayuntamiento de Marbella ha iniciado la segunda fase de las actuaciones para mejorar la red de pluviales de la avenida Oriental, una de las principales vías de comunicación de San Pedro Alcántara, y la remodelación integral de las calles Revilla y Dependientes.

Los trabajos tendrán un plazo de ejecución de un mes y medio y conllevarán alteraciones en el tráfico y el uso de rutas alternativas para acceder al barrio de Fuente Nueva y al centro histórico.

El tramo entre la calle Fuente Nueva y la avenida Antonio Martín permanecerá cortada al tráfico durante el tiempo que se prolonguen las obras. Las actuaciones se ejecutan de forma simultánea a los trabajos en las calles Revilla y Dependientes, viales anexos a la plaza de la Iglesia de San Pedro.

El conjunto del proyecto se acometerá en tres meses y contempla la repavimentación de una superficie de 1.100 metros cuadrados, la instalación de una red de riego en un tramo de 180 metros de longitud y el acondicionamiento de alcorques.

«Toda la actuación va a respetar la estética del casco antiguo y se va a integrar perfectamente en el entorno», señala el teniente alcalde de San Pedro Alcántara, Javier García.

El concejal asegura que se trata de unas obras «muy demandas por los vecinos y que modernizarán las estructuras del saneamiento y del abastecimiento del agua en la zona».

Las obras servirán para, entre otras reformas, eliminar una rampa en la calle Revilla que cuenta con un desnivel próximo al 13 por ciento, según destaca el teniente alcalde.