Los pequeños empresarios de Marbella mostraron ayer su indignación ante los criterios que ha establecido el equipo de gobierno para el reparto entre las pymes y los trabajadores autónomos de las ayudas del Ayuntamiento contra la crisis económica.

La Plataforma de Comerciantes y Hosteleros, que agrupa a cerca de 280 empresarios locales, expresó a través de las redes sociales su rechazo a las bases de la convocatoria para la distribución de unos fondos que rondarán los dos millones de euros y que las pymes pueden solicitar desde hoy.

«Las ayudas llegan tarde y mal, como hemos estado denunciado desde octubre», señaló la plataforma. Aquel mes, el colectivo organizó la primera de las cinco movilizaciones que ha protagonizado hasta el momento para exigir unas ayudas que la alcaldesa, Ángeles Muñoz, prometió dos semanas después de la entrada en vigor del estado de alerta.

Según la plataforma, el equipo de gobierno tardará seis meses en conceder las ayudas, a pesar de que se comprometió, agregó el colectivo, a que el reparto sería «ágil».

La plataforma criticó también que, para optar a los fondos, los trabajadores autónomos tengan que estar dados de alta durante tres meses, cuando muchos de ellos se dan de baja en los periodos en los que no tienen actividad.

Calificó también de «inconcebible» que el Ayuntamiento considere las ayudas que las pymes hayan podido obtener de otras administraciones. «El Ayuntamiento se toma un año y medio desde que comenzó la crisis por la pandemia en pagar y contabiliza cuántas ayudas hemos cobrado de otras administraciones desde marzo de 2020. Y ellos pagando en octubre o noviembre de 2021», apuntó el colectivo.

Criticó también que el equipo de gobierno limite las ayudas a las pérdidas de 2020. «¿2021 no cuenta? ¿La crisis sólo es durante 2020? ¿Se supone que desde enero de 2021 hemos vuelto a la normalidad?», se preguntó la plataforma, que tachó de «sinsentido» los condicionantes para la distribución de los fondos.

La alcaldesa aseguró que el equipo de gobierno ha diseñado un procedimiento de reparto «lo más fácil y ágil posible» para unas ayudas cuyo objetivo es que las pymes «puedan mantener el día a día de su actividad y subsistir hasta que la recuperación económica sea una realidad».

Las ayudas oscilarán entre los 2.000 euros a los que podrán optar las empresas que cuenten con un máximo de cinco empleados; y los 3.000 euros para las pymes con entre seis y 50 asalariados.

Los negocios que aspiren a las ayudas deberán justificar unas pérdidas en 2020 de más del 30 por ciento o tener el domicilio fiscal en Marbella.