El Ayuntamiento de Marbella ha ampliado el paseo marítimo con la construcción de una pasarela de unos 700 metros de longitud que conecta el camping Marbella con la urbanización Río Real.

La pasarela, construida en madera, cuenta con una superficie de 4.800 metros cuadrados y una amplitud que ronda los cuatro metros de anchura.

Cuenta con alumbrado tipo LED, de bajo consumo, zonas de descanso con mobiliario urbano y una red de abastecimientos para incorporar en el futuro aseos, duchas y fuentes públicas.

Las actuaciones para habilitar el tramo de senda fueron objeto de denuncia por parte de formaciones políticas y socioculturales del municipio, debido a la falta de medidas para proteger un yacimiento fenicio ubicado en las proximidades.

La asociación cultural Marbella Activa alertó de las obras que ejecutaba una excavadora sin que constara una supervisión arqueológica.

El colectivo trasladó a las administraciones públicas las circunstancias en las que se desarrollaban los trabajos y les solicitó que pusieran en marcha sistemas de control y vigilancia para prevenir la posible destrucción o el deterioro de los restos de una parte del pasado del municipio.

IU preguntó al Gobierno andaluz si había adoptado las medidas para vigilar el entorno del yacimiento arqueológico.

El tramo de senda abierto al público discurre, señala IU, por una parte de litoral que ha sufrido «numerosos atropellos», como la construcción ilegal de una promoción de viviendas.