La Policía Nacional ha frustrado en Marbella el asesinato de un hombre con una actuación en la que han sido detenidas cuatro personas que planeaban supuestamente su "ejecución inmediata". Entre los arrestados se encuentra un presunto sicario cubano de 27 años que habría sido contratado para materializar el crimen por 15.000 euros, según ha informado hoy la Comisaría Provincial de Málaga. Dos de los implicados han ingresado en prisión.

La investigación, llevada a cabo por la Udyco de de Marbella con la colaboración de la Brigada Provincial de Policía Judicial de Badajoz, se inició a raíz de la información recibida sobre un plan para asesinar a un ciudadano de Costa Rica residente en Marbella por una deuda pendiente en su país. Ante la gravedad de los hechos y las evidencias de que la trama estaba en una fase muy avanzada, los agentes irrumpieron en una céntrica cafetería de Marbella donde dos de los investigados ultimaban los detalles de la ejecución.

Según las pesquisas, el plan habría nacido de un autor intelectual en Costa Rica, quien habría encargado el asesinato a una pareja de Marbella formada por un hombre español de 29 años y una colombiana de 31. Estos, a su vez, habrían contactado con una joven colombiana de 25 años afincada en Badajoz, que al parecer fue la que propuso en última instancia el plan a un sicario. Procedente de la capital pacense, este hombre se citó en dos ocasiones con uno de los investigados en Marbella, primero para recibir unos 700 euros en concepto de gastos de viajes y, más tarde, en una cafetería para ultimar los detalles de la ejecución.

"El hecho delictivo se encontraba ya en una fase avanzada de preparación, contando los investigados con información sobre el domicilio y el teléfono de la víctima", ha explicado la Policía Nacional. Según las diligencias practicadas, la trama había planeado una emboscada para atraer a la víctima con la excusa de abonarle un negocio pendiente de pago y entonces ejecutarla.

Una vez identificados los responsables que se dieron cita en la cafetería, los agentes les detuvieron in situ, mientras que la pareja de uno de ellos, implicada también en la preparación de crimen, fue detenida en un hotel de Marbella. En Badajoz se arrestó a la mujer que contactó con el sicario. Entre los efectos intervenidos a la persona a la que se encargó el homicidio estaría una pistola de aire comprimido, un vehículo y dinero en efectivo.