La economía local ha experimentado una leve recuperación tras el puente de Semana Santa, tras meses de crisis debido a las restricciones a la movilidad por el coronavirus y la caída de turistas.

Los establecimientos de Marbella y San Pedro han tomado oxigeno gracias, especialmente, a los clientes locales y del resto de la provincia, apuntan diferentes asociaciones empresariales, que, sin embargo, advierten de que la recuperación de la actividad sigue a expensas de la crisis sanitaria.

«Ha habido un pequeñísimo repunte de la actividad. El baile de horarios no es precisamente adecuado para un destino turístico como Marbella», señala el presidente de la Asociación de la Pequeña y Mediana Empresa de Marbella (Apymem), Enrique Guerrero.

El representante del colectivo reclama un índice de vacunación «más alto» para facilitar la recuperación de la actividad, ya que «en estos momentos, no llegamos a una media importante como para que, de aquí al verano, tengamos la libertad de movimientos, al menos, en el ámbito nacional. Ya no hablamos de los grandes emisores de turistas, como los británicos o alemanes», agrega.

La Asociación de la Pequeña y Mediana Empresa de San Pedro (Apymespa) destaca la «gran afluencia» de los clientes locales gracias a la liberta de movilidad entre los municipios de Málaga.

«La apertura de horarios en Semana Santa, tanto para los comercios como para la hostelería, ha animado un poco más las calles de San Pedro», señala la presidenta de la asociación, Ana García.

En su opinión, ha sido especialmente en los establecimientos hosteleros, como las terrazas y restaurantes, donde más se ha notado la afluencia de clientes de municipios próximos.

El presidente del Centro de Incitativas Turísticas (CIT), Juan José González, habla de «semana perdida» debido a las restricciones a la movilidad de los viajeros, pero destaca «como luces para la esperanza, el deseo» que, señala, muestran potenciales visitantes por volver a Marbella, especialmente británicos.

«Algo de gente se ha visto, pero no lo suficiente. Se ha visto a gente en los restaurantes, fundamentalmente local. Las cosas mejorarán en el futuro, pero deberemos superar la crisis sanitaria», apunta Juan José González.

En opinión del presidente de la Asociación de los Jóvenes Empresarios de Málaga, Ricardo Nandwani, la eliminación de procesiones y eventos masivos en la Semana de la Pasión ha hecho que cerca de cerca de un millón de turistas haya dejado de venir a la provincia, lo que ha provocado que en torno al 70 por ciento de hoteles sigan cerrados. «La mitad de los chiringuitos se preparan para abrir, si la afluencia de turistas lo permite cuando, en otros tiempos, ya estarían abiertos», agrega.