La Policía Local levantó durante el puente de Semana Santa 387 actas por incumplimiento de las medidas previstas por las autoridades sanitarias para evitar la propagación de la pandemia del coronavirus, como no respetar el toque de queda o el cierre perimetral de la provincia o utilizar mal las mascarillas.

Además, el Servicio de Prevención de Incendios y Salvamento del Ayuntamiento colaboró en un rescate en la playa de Cabopino o intervino en un conato de incendio en la cocina de un restaurante de la urbanización de La Montúa.

El dispositivo de seguridad de Semana Santa ha estado integrado por más de 250 efectivos de la Policía Local, Policía Nacional, Bomberos y protección Civil.

Los 40 voluntarios de Protección Civil prestaron 60 servicios de 370 horas de duración, sobre todo en el control de accesos a templos y espacios de culto del municipio y en el seguimiento de las normas contra la propagación del Covid.

«La Semana Santa ha sido solemne, segura y tranquila. El dispositivo de seguridad ha sido eficaz y nos ha permitido disfrutar de unos días de devoción y ocio sin incidencias destacables en el municipio», señala el delegado de Seguridad Ciudadana, José Eduardo Díaz.

Según el concejal, «estos datos reflejan que hemos disfrutado de una semana tranquila, en la que los ciudadanos han elegido libremente si querían pasar su tiempo en la playa, consumiendo en un bar o participando en los actos programados por las diferentes cofradías». «El trabajo intenso ha dado sus frutos», apunta.