Ha amenizado fiestas populares y religiosas de Marbella; acompañado a vírgenes y santos; y llenado, con sus actuaciones, el Paseo de La Alameda.

También ha llevado el nombre del municipio por ferias de localidades vecinas, como las de Istán, Coín u Ojén, y tocado en las Fallas de Valencia -donde fue premiada- o en La Línea de La Concepción.

Pero, tras más de 150 años animando los principales eventos de Marbella, la Banda Municipal de Música languidece ante la falta de personal y recursos .

«El último compañero que entró en la banda lo hizo hace más de 20 años», señala Joaquín Gómez, saxofonista del colectivo, al que pertenece desde hace 46 años.

«En los últimos 20 años se han jubilado y fallecido compañeros y el número ha menguando. Hemos pasado de ser una banda con 46, 48 músicos, a tener 16. Estamos en lo mínimo», agrega.

La falta de integrantes y, por ende, de instrumentos musicales afecta a la voz y calidad de las actuaciones de la banda -fundada en el Hospital Real de La Misericordia a inicios de 1870-, que se ha visto obligada a renunciar a piezas y modificar repertorios por no poder ejecutarlos, a pesar de que el Ayuntamiento cuenta con una bolsa de empleo para contratar a músicos.

«La bolsa se creó hace cuatro años. Vinieron personas de toda Andalucía, sobre todo de Málaga, y del resto de España. Hicieron las pruebas, se formó el tribunal... Pero no sabemos por qué no se contrata a nadie», señala Gómez.

El colectivo carece desde hace 30 años de un local en el que ensayar. Durante este tiempo, ha practicado «de prestado» en el Palacio de Ferias; en un recinto del parque de La Constitución que se inunda con las lluvias; o, cuando está libre, en el salón de actos del Conservatorio.

«Tenemos proyectos para dar conciertos didácticos en colegios o en residencias de mayores, seguir acompañando al pueblo en todas sus actuaciones, ofrecer conciertos de verano o de feria», señala Gómez, integrante de una banda que no celebró el año pasado su 150 aniversario a pesar de proponer para ello un proyecto al Ayuntamiento.

«No me imagino una Marbella sin banda de música. La banda ha estado en todos los actos más importantes de la ciudad desde principios del siglo XX. Tenemos también programas de ferias del siglo XIX en San Pedro. Hemos dado conciertos de verano en La Alameda con público a tope y en los que venía gente de fuera de Marbella a felicitarnos», recuerda.

El director de la banda, José Almenara, que se incorporó en 1985, pide al Ayuntamiento que haga «todo lo posible» para conservar al colectivo. «Es una pena que lleguemos a esto cuando somos una de las bandas más antiguas de España», agrega en un vídeo difundido por la asociación cultural Marbella Activa.

En la grabación, Juan Antonio Guerrero, trompetista con más de 50 años en una banda en la que la única mujer lleva unos 25, se muestra «preocupado por que el estado del colectivo no es el que debería tener». «Con el tiempo, en lugar de mejorar, ha ido empequeñeciéndose. Pasamos por horas bajas», apunta.

Junto a él, el clarinetista Miguel León, con 36 años en la banda, pide la «colaboración» de la Corporación municipal para revertir su «deterioro».