Zarparon del puerto de Ceuta en una narcolancha, la cargaron en alta mar de garrafas que contenían hachís y pusieron rumbo a la playa de Guadalmina, en Marbella, para desembarcar la droga. Pero fueron sorprendidos por los medios aéreos de la Policía Nacional, cuyos agentes identificaron la embarcación que horas antes había visto salir la Guardia Civil desde el otro lado del Estrecho.

Acechados por tierra, mar y aire, los tres sospechosos se vieron obligados a abortar el alijo. Abandonaron la lancha y huyeron en el vehículo en el que otros integrantes esperaban para ayudarles en el desembarco y transporte del alijo a un lugar seguro. Durante la inspección de la narcolancha, los agentes comprobaron que las garrafas contenían algo más de media tonelada de hachís en las 17 garrafas intervenidas en la embarcación.

A partir de aquí, la Guardia Civil y la Policía Nacional iniciaron una investigación para localizar a las personas implicadas en el alijo.

Arrestos

Las pesquisas culminaron el pasado 10 de marzo con la detención de tres hombres de 32, 38 y 42 años de edad por su presunta implicación en esta organización de narcotráfico. Según informaron ayer ambos cuerpos en un comunicado los arrestados se dedicaban a realizar labores de recepción y transporte de grandes cantidades de hachís a las guarderías y la posterior vigilancia de la mercancía. Además de la droga, los investigadores intervinieron un navegador GPS, un traje de agua y dos teléfonos móviles.