La investigación sobre la muerte del DJ que recibió un disparo durante una fiesta ilegal celebrada en Marbella ha determinado que el principal implicado amenazó de muerte previamente a la víctima por la música que estaba pinchando. Lo amedrentó durante el evento para que la cambiara y, llegado el momento, extrajo un arma de fuego y disparó dos veces al techo del salón donde había otros muchos invitados. Sin embargo, uno de los proyectiles alcanzó mortalmente a la víctima de arriba abajo, entrando por el cuello hasta llegar a un pulmón.

«Tras el suceso, todos los asistentes a la fiesta huyeron de la villa de la urbanización Guadalmina Alta y abandonaron a la víctima sin avisar a los servicios de emergencias», ha explicado la Comisaría Provincial en un comunicado en el que se da por cerrada la investigación con un balance de diez detenidos. Además del presunto autor de los disparos, un alemán de 30 años al que atribuyen los delitos de homicidio y tenencia ilícita de armas, entre los implicados está el hombre que lo acompañaba cuando huía, dos organizadores del evento, tres integrantes del personal de seguridad y otro DJ compañero de la víctima a los que reparten los delitos de encubrimiento y omisión del deber de socorro.

Las primeras detenciones se produjeron en menos de 48 horas en un conocido hotel de la capital malagueña donde fueron localizados el presunto autor de los disparos y su escolta, también alemán de 28 años, este último acusado de encubrimiento y omisión del deber de socorro. Los arrestos evitaron que ambos huyeran del país y permitió a los investigadores intervenir el Hammer con el que el autor de los disparos abandonó la fiesta a gran velocidad, un chaleco con serigrafía de la organización motera Ángeles del Infierno con la que se vincula a ambos, un arma corta automática con el número de serie borrado, dos cargadores municionados, un silenciador y 1.635 euros de dinero en efectivo.

Los agentes también han logrado identificar, localizar y detener a otras ocho personas por su presunta implicación en los delitos de encubrimiento y omisión del deber de socorro. Entre ellas figuran un alemán de 43 años y un iraquí de 34, amigos y compañeros de mesa del principal sospechosos en la fiesta. Como organizadores de la misma, han sido detenidos a una dominicana de 53 años y a un español de 35, mientras que el resto de arrestados fueron tres españoles de 43, 44 y 47 años que ejercían funciones de seguridad y un español de 40 contratado como DJ junto al fallecido. Tras los arrestos del principal investigado y su ayudante, la autoridad judicial ordenó el ingreso en prisión de ambos. Los investigadores, por su parte, continúan las gestiones para identificar y proponer para sanción a todos los asistentes de la fiesta por quebranto de las medidas contra la Covid-19.