La Cofradía del Santísimo Cristo del Amor celebró ayer su 73 aniversario de la forma más solidaria en plena crisis social y económica provocada por la pandemia del coronavirus.

El colectivo, integrado por cerca de 700 cofrades y que también venera a María Santísima de la Caridad y a San Juan Evangelista, distribuyó ayer cien comidas entre las familias con menos recursos del municipio.

«Dada la pandemia en la que nos encontramos, la crisis económica y la situación de necesidad de algunas familias del municipio, este año, como algo especial, se decidió que nos comprometiéramos a buscar dinero para ofrecer las comidas», señaló el teniente de Hermano Mayor de la cofradía, Antonio Belón.

La elección de las familias beneficiarias de los menús la hizo en los días previos Cáritas Diocesanas, que facilitó vales con el número de comidas que podía retirar cada una de ellas en función del número de integrantes.

«Cáritas tiene un archivo para saber quiénes son las personas más necesitadas del municipio para tener una de estas comidas que damos para conmemorar nuestro 73 aniversario. El 22 de abril lo hemos declarado en los estatutos de la cofradía como el del día del Cristo del Amor, la principal de las tres devociones que tenemos», agregó el teniente de Hermano Mayor.

Los menús, elaborados por un módico precio por el restaurante Sofía, ubicado en San Pedro Alcántara, estaba compuesto por un potaje de lentejas condimentado, de primero; carne, de segundo; postre, pan y agua.

«Se trata de un menú caliente completo para llevar a casa y prácticamente listo ya para consumir por las personas que, desgraciadamente, no pueden comer de forma abundante todos los días. Es una satisfacción poder hacer esta labor, en este aniversario del Cristo del Amor, y poder así ayudar al mayor número de personas posible», agregó Belón, que destacó que la cofradía desarrolló en Navidad una iniciativa similar para distribuir más menús solidarios entre las familias más desfavorecidas por la crisis.

«Las necesidades están ahí. Como todas las cofradías, vivimos al día. Mientras encontremos a personas que, de forma voluntaria, aporten fondos, nosotros tendremos posibilidad de buscar comida o restaurantes colaboradores para multiplicar ese dinero y ayudar a los más necesitados», agregó Belón.

Los menús se repartieron, entre las 12.00 y las 14.00 horas, en las dependencias de la cofradía, ubicadas en la ermita de Santiago, del siglo XV, situada en la plaza de Los Naranjos y las más antigua del municipio.

Se trata de una antigua mezquita que, tras la toma de la ciudad por los Reyes Católicos en 1485, se reconvirtió para su culto cristiano en la iglesia de Santiago.

El templo se convirtió en 1905 en la parroquia de Santiago, aunque, con el transcurso del tiempo, perdió esa categoría por la actual de ermita.

La jornada de conmemoración del aniversario contemplaba también una misa en honor al Santísimo Cristo del Amor que este año, debido a las medidas de seguridad para prevenir la propagación del coronavirus, la cofradía previó celebrar en la iglesia de La Encarnación, de mayores dimensiones que la ermita del colectivo; y una entrega de diplomas para las personas que, durante el pasado año, colaboraron con la cofradía.

1.000 cenas en Nochebuena

Hermandades y Cofradías, junto a Rotary Club Marbella y diferentes restaurantes y colectivos sociales del municipio elaboraron y distribuyeron 1.000 menús para que otras tantas familias pudieran cenar en la pasada Nochebuena.

Entre los alimentos que contenían los menús que prepararon los restaurantes figuraban el marisco, patatas a lo pobre, calamares rellenos, croquetas o medallones de cerdo con crema.

El coste de cada comida fue de diez euros, que abonaron familias y colectivos sociales.

La Agrupación de Hermandades y Cofradías pagó 540 menús y cedió un local en los bajos de la plaza de toros de Marbella para el reparto de las cenas.