El Centro Ambiental de Residuos de Construcción y Demolición, Residuos Verdes y Voluminosos de Marbella, que presta servicio a la Mancomunidad de Municipios de la Costa del Sol, batió en marzo el registro de entradas de material pesado, con más de 23.100 toneladas.

La cantidad supone el doble respecto al mejor registro del pasado año, el de diciembre de 2020, con 9.400 toneladas.

De las 23.000 toneladas receptadas, los residuos de construcción y demolición supusieron la mayor cantidad, con 17.700 toneladas; seguidos de las tierras, con 2.400 toneladas; poda (2.300 toneladas); y los voluminosos (424 toneladas).

El delegado de Residuos Sólidos Urbanos de la Mancomunidad de Municipios, Juan Luis Villalón, calificó de «muy positivos» los datos. «Tras cumplir un año desde la inauguración del Centro podemos contemplar que, a pesar de los datos negativos del año pasado, en este primer cuatrimestre se ve que los efectos de la pandemia van remitiendo en sectores como el mantenimiento de los espacios verdes y la construcción, ya que son estos los principales residuos que se tratan en este Centro y los datos son muy significativos», agregó.

El responsable de la instalación, Gustavo Corrales, explicó que en los cuatro primeros meses de 2021 «ya se ha superado todo lo gestionado el año pasado, lo que evidencia la utilidad de ese Centro y la necesidad de la puesta en marcha de este servicio».

El Centro Ambiental gestionó en su primer año de funcionamiento más de 83.000 toneladas de más de 400 empresas y ayuntamientos de la comarca.