Un espectacular dispositivo de la Policía Nacional sorprendió el pasado sábado decenas de clientes que disfrutaban de una tarde de copas en dos conocidos establecimientos el puerto deportivo de Marbella. Según han explicado fuentes policiales, se trató de un operativo de prevención contra la delincuencia llevado a cabo tanto por agentes uniformados de la Brigada de Seguridad Ciudadana como de la Policía Judicial que actuaron de paisano. Un hombre resultó detenido como presunto autor de los delitos de atentado, desobediencia y resistencia a agentes de la autoridad con los que se enfrentó. Los actuantes también levantaron algunas actas por consumo de drogas.

Los hechos ocurrieron pasadas las 19.00 horas en la principal vía del recinto portuario, donde una treintena de policías, algunos con los rostros cubiertos con pasamontañas, cercaron dos conocidos bares de copas que a esa hora tenían sus terrazas llenas de clientes. Con policías dentro y fuera de los locales, algunos de ellos comenzaron a solicitar la documentación a algunos usuarios y a pedirles que se vaciaran los bolsillos y bolsos.

En un vídeo que circula por las redes sociales, se aprecia incluso cómo uno de los agentes pide a los clientes de las mesas que levanten las manos y las mantengan visibles para evitar que estos pudieran deshacerse de algún elemento sospechoso. Durante estos trabajos, los agentes denunciaron in situ a varias personas por consumo de estupefacientes y terminaron llevándose detenido entre aplausos a un varón que no se mostró colaborador e incluso se enfrentó a los policías durante la intervención.