Agentes de la Policía Nacional han detenido en Marbella, el pasado día 11 de mayo, a un fugitivo de 52 años y nacionalidad rusa sobre el que pesaba una orden internacional de detención dictada por las autoridades de su país, en relación con la participación de este en un delito de extorsión.

El prófugo ruso, a quien las pesquisas situaban en fechas recientes en la provincia de Málaga, fue detenido por agentes adscritos al Grupo III de Estupefacientes y Relaciones Internacionales de la Comisaría Provincial de Málaga, una vez confirmada la vigencia de la orden internacional de detención.

Según ha informado la Policía Nacional en una nota, consta en la requisitoria emitida por las autoridades judiciales rusas que la persona reclamada extorsionó, junto a un cómplice, a un ciudadano para que este les vendiera la mitad de una propiedad, un club de fitness.

Estos hechos, que tuvieron lugar en Moscú en enero del año 2017, cuentan en el Código Penal ruso con una pena máxima aplicable de privación de libertad de 15 años.