Agentes de la Policía Nacional han esclarecido la tentativa de homicidio de un joven ecuatoriano al que dispararon a finales de agosto del pasado año en una playa de Marbella. Los investigadores han detenido al presunto responsable de los disparos, un hombre de 25 años y origen austriaco, así como a su pareja sentimental y a dos conocidos, por su supuesta implicación en un delito de encubrimiento.

Los hechos que dieron inicio a la investigación acaecieron sobre las 21.30 horas del 29 de agosto, al producirse una agresión con arma de fuego en la playa de la Gitanilla, en San Pedro Alcántara, donde un hombre fue herido de gravedad y tuvo que ser ingresado de urgencia en un hospital. La víctima recibió tres disparos en las extremidades inferiores.

Al lugar del incidente acudieron investigadores de Policía Judicial, así como agentes de Policía Científica, que llevaron a cabo de manera conjunta una inspección ocular, localizando un total de cinco vainas percutidas, según han informado desde la Comisaría provincial a través de un comunicado.

Según las indagaciones, la víctima había acudido al sitio para aclarar unos aspectos en relación con una deuda contraída. Supuestamente, las desavenencias existentes habrían llevado a un oponente, que llegó acompañado de unos amigos, a abrir fuego, de manera sorpresiva, contra el perjudicado.

Tras meses de gestiones para esclarecer los hechos, investigadores de la UDEV de la Comisaría Local de Marbella, en el marco de la operación Guayaba, identificaron y localizaron, el pasado día 25 de mayo, en una lujosa suite de un hotel de Estepona, al supuesto artífice de los disparos, que fue detenido por su presunta implicación en los delitos de homicidio en grado de tentativa, tenencia ilícita de armas y usurpación de estado civil.

El principal investigado emplearía documentación falsa para eludir el control policial y evitar así ser detenido. Además, utilizaría a terceras personas, en situación de vulnerabilidad, para alquilar vehículos en los que desplazarse y cambiaría de domicilio con cierta frecuencia.

Finalmente, junto al agresor fue detenida en el hotel de Estepona su pareja, una mujer española 26 años, por un delito de encubrimiento. Por ese mismo motivo fueron arrestados un drogodependiente, de 52 años, que alquilaba los vehículos a su nombre para uso del principal investigado, y un empleado de un rent a car, de 54 años, también detenido por falsedad documental.

El Juzgado de Instrucción número 2 de Marbella ha decretado el ingreso en prisión del principal investigado.