Ecologistas Malaka alertó ayer de que un proyecto que tramita la Junta de Andalucía para construir un chiringuito en El Cable supondrá la desaparición de la popular zona de moragas de la playa.

Las barcas de arena que se utilizan para asar las sardinas han sido retiradas de la zona de arena y apiladas en uno de los accesos a la playa.

Según el colectivo ecologista, el proyecto, que se encuentra en fase de exposición pública, contempla la construcción en hormigón de un establecimiento de playa que cuenta con una superficie de unos 300 metros cuadrados en zona de dominio público.

El local afectaría también a una «parte importante» del suelo que utilizan los usuarios de las barcas de moragas para aparcar los vehículos y descargar los útiles y a una zona anexa de hamacas, según Ecologistas Malaka.

«Se trata de un proyecto para, directamente, colocar un chiringuito de hormigón en la zona, el lugar que tenemos la gente de Marbella para celebrar las moragas con los familiares y amigos. Nos están robando la zona de moragas de Marbella», señala el colectivo ecologista, que recuerda que la Junta puso en su momento «obstáculos» para acceder a la zona de moragas, en referencia a una barrera de control de vehículos que habilitó en 2019 y que semanas después retranqueó para restablecer el paso.

La petición de la concesión del local, destaca el colectivo a través de un comunicado en sus perfiles de las redes sociales, la firma el presidente de la Asociación de Empresarios de Playa de Málaga a favor de una empresa con sede social en Mijas. «Es absolutamente sorprendente», señala la asociación medioambientalista.

Ecologistas Malaka ha presentado una alegación contra el proyecto en la que expone que a menos de 200 metros de distancia del emplazamiento en que el que se prevé construir el chiringuito existen establecimientos que venden comidas y bebidas.

Alega también que el área que albergaría el chiringuito se encuentra en la zona de afección del puerto de La Bajadilla.

El proyecto «es un ejemplo de lo que está ocurriendo en todas nuestras playas», lamenta el colectivo.

La Consejería de Agricultura, Ganadería, Pesca y Desarrollo Sostenible de la Junta, que tramita el proyecto, forma parte, a través del Instituto Europeo de la Alimentación Mediterránea, de la Mesa del Espeto, un ente que impulsa acciones dirigidas a proteger el significativo patrimonio cultural y gastronómico de Málaga.

En la Mesa, que se constituyó el 5 de abril con el apoyo de La Carta Malacitana y la preside el responsable de la asociación Marbella Activa, Javier Lima, también está la Asociación de Empresarios de Playas de Málaga.