Los partidos políticos con representación municipal rechazaron ayer el proyecto que tramita la Junta de Andalucía para construir un chiringuito en la playa de El Cable que conllevaría la desaparición de la popular zona de moragas ubicada en el arenal.

El equipo de gobierno, del PP, anunció que el Ayuntamiento presentará alegaciones en contra de la obra para edificar un chiringuito de hormigón de 300 metros cuadrados de superficie; y PSOE y Cs denunciaron que el proyecto va en contra de las tradiciones locales y del resto de la provincia en un momento en el que diferentes instituciones y colectivos malagueños tratan de impulsar iniciativas para proteger el espeto de sardinas.

La asociación cultural Marbella Activa, cuyo responsable, Javier Lima, preside la Mesa del Espeto, orientada a salvaguardar esta manifestación del patrimonio gastronómico de Málaga; e IU, que carece de representación municipal, también expresaron su oposición.

El portavoz municipal, Félix Romero, aseguró que el proyecto ha «sorprendido» al equipo de gobierno ya que la playa de El Cable «no es la mejor ubicación» para construir el chiringuito.

«Es una playa familiar que tiene servicios sobrados y es una zona que, en un futuro, podría ser parte del desarrollo del puerto de La Bajadilla», explicó.

El concejal del PSOE José Bernal pidió al Ayuntamiento y la Junta que «den una vuelta al proyecto» y busquen otro emplazamiento para construir el local. «Se tiene que respetar un espacio de encuentro de muchos años para los marbelleros y para tanta gente que nos visita», apuntó el concejal portavoz del PSOE.

La edil de Cs, María García, abogó por «respetar nuestras tradiciones, más aun cuando se está trabajando para que el espeto sea Patrimonio Inmaterial de la Humanidad» por parte de la Unesco.

«Apoyamos la intención del Ayuntamiento de presentar alegaciones para que el chiringuito no se construya en esta zona tan emblemática y que se mantenga para el disfrute de los vecinos», agregó.

La asociación Marbella Activa tachó de «lamentable» que el municipio que ha impulsado la candidatura del espeto y las moragas como Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad quiera eliminar «la zona pública donde los marbelleros podíamos celebrar nuestras moragas en compañía de familiares y amigos».

La portavoz de IU, Maica Machuca, censuró que «se entregue a intereses privados la zona pública donde el pueblo, tradicionalmente, celebra sus moragas».

Se da la circunstancia de que la Junta y la Asociación de Empresarios de Playas de Málaga, que apoya el proyecto del chiringuito en el arenal de El Cable, integran la Mesa del Espeto.