Apenas el 60 por ciento de las pymes y trabajadores autónomos de Marbella que solicitaron las ayudas directas que ha tramitado el Ayuntamiento para hacer frente a la crisis económica que ha provocado la pandemia del coronavirus recibirá los fondos.

De las cerca de 2.400 peticiones que ha recibido el Consistorio, unas 1.480 se han resuelto de forma favorable y figurarán en el listado definitivo de los beneficiarios y las restantes se han desestimado.

La mayor parte de las empresas excluidas de las ayudas no han acreditado que en 2020 registraran una caída de las ventas de, al menos, el 30 por ciento respecto al 2019, lo que la alcaldesa, Ángeles Muñoz, calificó ayer de «síntoma positivo, porque favorece la pronta recuperación económica».

Otras carecían de domicilio fiscal en el municipio o no se encontraban al corriente de pago con la Seguridad Social o Hacienda, lo que les impedirá recibir unos fondos que las empresas beneficiarias percibirán en el transcurso del mes de julio.

Se da la circunstancia de que el equipo de gobierno amplió hasta el pasado 14 de junio el plazo del que disponían las empresas para corregir las peticiones o presentar alegaciones -que vencía el 8 de aquel mes- después de que cerca del 60 por ciento de los solicitantes quedará excluidos o presentara errores subsanables en la documentación requerida.

El objetivo del Gobierno local era que, al menos, el 70 por ciento de los solicitantes pudiera acogerse a las ayudas, según apuntó el delegado de Fomento Económico, Cristóbal Garre, a mediados del mes de junio.

El 90 por ciento de las ayudas directas que concederá el Ayuntamiento de Marbella tendrá un importe de 2.000 euros y el diez por ciento, de 3.000.

El equipo de gobierno destinará al pago de las ayudas directas contra el coronavirus cerca de 3,1 millones de euros de los 3,5 millones que había anunciado.

Los cerca de 400.000 euros restantes se incluirán en un fondo de 11,5 millones de euros previsto por el Ayuntamiento para hacer frente a las consecuencias de la crisis sanitaria y económica del Covid.

Las ayudas forman parte de la partida de 130 millones de euros que la alcaldesa anunció a principios de abril de 2020, dos semanas después de la entrada en vigor del estado de emergencia contra el Covid, para hacer frente a la crisis que provocaría el virus.

Ante la demora en la concesión de las ayudas directas, pequeños empresarios del municipio, sobre todo con negocios en el Casco Antiguo y centro urbano de Marbella, constituyeron una plataforma para reclamarlas.

El colectivo organizó cinco movilizaciones en los últimos meses de 2020 para exigirlas.