Los locales de ocio nocturno de Marbella están en el punto de mira desde que la tasa de contagios por coronavirus ha aumentado en los últimos dos meses. Para algunos, son los verdugos en esta crisis sanitaria, mientras que ellos se alzan como la solución al incremento de casos.

El presidente de la Federación Andaluza de Ocio Nocturno, Salas de Fiestas y Discotecas, Juan Rambla, cree que precisamente el ocio nocturno es uno de los sectores más regulados y que más vigilado se encuentra, lo que hace que sean lugares seguros. «Sería más interesante y seguro que el público permaneciera en los locales donde se cumplen las normas y no en la calle sin ninguna restricción».

Así, señala que con la limitación de este ocio, las personas van a seguir haciendo celebraciones en otros lugares. «El ocio regulado es mucho más seguro antes que la gente haga sus fiestas privadas y se reúnan donde no hay medidas de control, no como en los locales, donde hay restricciones».

Hasta el momento, la Junta de Andalucía no se plantea el cierre del ocio nocturno o nuevas restricciones más allá de las implantadas hasta ahora. Según opina Rambla, estas normativas «es algo que queda bien», pero que no atajan el problema, sino que sucede justo lo contrario, generando botellones, ruidos y suciedad en las calles.

En el caso de Marbella, que se encuentra en el nivel 2 de alerta sanitaria, el delegado de Fomento Económico, Cristóbal Garre, afirma que «es un sector que genera cierta complejidad porque entendemos que es muy difícil respetar las medidas que nos obliga la normativa».

El concejal tiene claro que hay pluralidad de comportamientos entre los locales de ocio de la ciudad y es partidario de «atacar un poco más» a los negocios que incumplen las normas y y ser más flexibles con los que siguen las reglas. «Aquí se trata de una serie de medidas, aforos que nos han impuesto y si somos capaces de saber quién incumple y quién cumple podremos sacar adelante entre todos la economía».

Para controlar el ocio, la Policía Local en coordinación con Policía Nacional y Protección Civil son los encargados de llevar a cabo inspecciones y controles para localizar a aquellos locales que no cumplan con la normativa. «Es clave que se frene al incumplidor y se facilite la actividad el ocio nocturno que está cumpliendo con toda esta normativa».

No obstante, Cristóbal Garre explica que la principal preocupación del Ayuntamiento es la situación sanitaria y entrar dentro de los parámetros pertinentes que permitan la entrada y salida del turismo fuente principal de beneficios en el tejido económico de la ciudad.

El concejal de Economía apunta que la economía es la segunda cuestión más importante y de ahí que estén siguiendo las indicaciones pertinentes, tratando de «que la economía vaya lo mejor posible y que todo se haga de forma ordenada».

Pérdidas económicas de cara al verano

El presidente de la Federación de Ocio Nocturno, Salas de Fiestas y Discotecas, Juan Rambla, asegura que si las restricciones siguen como hasta el momento, muchos de los locales se conformarían con cubrir los gastos. A ello habría que sumar la flexibilidad en el horario de la hostelería, que según Rambla, retrasa la hora de llegada de los clientes y limita a menos las horas de trabajo.