El conductor detenido en Marbella tras arrollar a más de una decena de personas tras invadir la acera con su vehículo se encuentra en la Comisaría de la Policía Nacional de esta localidad a la espera de que un equipo médico le realice una valoración psiquiátrica. Según fuentes cercanas al caso, no está previsto que el joven, de 30 años y que dio negativo en la prueba de alcohol y drogas que se le realizó tras los hechos, pase a disposición a lo largo de la jornada de hoy.

La investigación policial sigue su curso mientras la mayoría de los heridos han recibido el alta médica. Según ha informado esta mañana la Delegación de Salud de la Junta de Andalucía, de las once personas que fueron trasladadas al Hospital Costa del Sol, continúa en observación la persona ingresada en UCI con un traumatismo abdominal y otra que sufrió la fractura en una tibia. El resto presentaban contusiones y fueron dados de alta ayer.

En el incidente que se produjo sobre las 15.30 horas en la calle Miguel Cano, en el centro de la ciudad. Un vehículo blanco de la marca Suzuki de color blanco accedió a la acera izquierda de la calle en la que tienen prioridad los peatones en dirección sur y arrolló tanto a los clientes de las terrazas que había en la zona como a los viandantes que encontró a su paso hasta que se empotró contra un portal en la confluencia entre las vías Miguel Cano y Carlos Mackintosh.

Otras personas que se encontraban en las terrazas fueron atendidas en la zona de lesiones de menor importancia. Los que resultaron ilesos y los trabajadores del resto de establecimientos auxiliaron a las víctimas. «Justo estaba bajando por la calle y vi que pasaba un coche blanco muy rápido, rapidísimo. Luego ya escuché los gritos y a la gente saliendo de la calle. Cuando me asome, me dije ‘La madre...’ Estaba todo reventado. El coche ha parado más abajo», señaló Polina Plyuta, camarera en un establecimiento de productos ibéricos ubicado en la acera contraria a la que invadió el vehículo.