Un joven ha sido detenido en Marbella por presuntamente acosar a casi 40 menores de Estados Unidos y Canadá a través del fenómeno conocido como child grooming, que consiste en rastrear las redes sociales que habitualmente utilizan sus potenciales víctimas y contactar con ellas para solicitarles material pornográfico y luego extorsionarlas. Según ha explicado la Policía Nacional, para captar la atención inicial de las niñas utilizaba técnicas de ingeniería social, haciéndose pasar por chicas de edad similar mediante con decenas de perfiles falsos en las principales plataformas.

Las pesquisas se iniciaron cuando los agentes recibieron una información de la policía norteamericana que, a través de la Embajada de Estados Unidos en España, detallaba que dos niñas estadounidenses que habían denunciado a un acosador sexual que podría localizarse en nuestro país, si bien este extremo no estaba confirmado. El presunto acosador adoptaba férreas medidas de seguridad, hacía uso de herramientas de anonimización y adoptaba diferentes personalidades virtuales. «Captaba a sus víctimas, principalmente niñas norteamericanas, a través de una web gratuita que permite chatear gratis con otras personas, y posteriormente las extorsionaba a través de una conocida red social», han explicado antes de añadir que durante el proceso de ciberacoso «mostraba una elevadísima agresividad hacia las menores». Las sometía «a una gran presión y amenazándolas con difundir entre sus contactos las fotografías íntimas» que había obtenido previamente.

A lo largo de la investigación se identificaron a treinta y seis víctimas en Estados Unidos y una en Canadá y las pesquisas apuntaron a Marbella. Como el investigado exhibía un alto nivel de inglés, se barajó la posibilidad de que podría ser algún residente extranjero de larga duración de esta ciudad. Sin embargo, según avanzaba la investigación, se localizaron nuevas personalidades que iba asumiendo en internet y la hipótesis fue perdiendo fuerza. Finalmente, las pesquisas se centraron en una familia española, residente en esta localidad, cuyos miembros contaban con extraordinarios conocimientos en informática y robótica además de gran dominio del idioma anglosajón.

Durante la entrada y registro en el domicilio se comprobó el uso de elevadas medidas de seguridad en los dispositivos informáticos analizados. Las evidencias encontradas apuntaban al hijo de la familia como el presunto responsable de los hechos, hallando nuevas conversaciones en las que acosaba a menores e identificando a nuevas víctimas. Del análisis realizado en el material intervenido se ha logrado identificar a 36 víctimas en EEUU y una más en Canadá. Los agentes encontraron una elevada cantidad de archivos sexuales de menores. Una vez puesto a disposición judicial ingresó en prisión.

Otro acosador detenido en Cartagena

En Cartagena, una operación similar ha culminado con la detención de otro presunto groomer. Las pesquisas se iniciaron tras la denuncia de una mujer en la que su hija, de 12 años de edad, estaba sufriendo acoso a través de las redes sociales. El presunto autor de los hechos habría abordado a la menor a través de una conocida plataforma, adoptando la identidad de otra menor de trece años. Una vez ganada su confianza, le habría confesado que realmente se trataba de un varón mayor de edad, procediendo al envío de fotografías de sus genitales y demandando material sexual explícito de la menor. Tras un complejo proceso de identificación el presunto acosador resultó ser un individuo de treinta años, residente en Cartagena. El registro en su domicilio permitió acreditar que tenía una gran cantidad de material de abuso sexual infantil y que había llegado a utilizar hasta diez personalidades distintas en la Red, en función de las niñas con las que contactaba.