Cordobés afincado en Marbella desde hace décadas, Andrés García Baena es el pregonero de una Feria del Libro que cuenta con más de 15 expositores y albergará, hasta el 15 de agosto, cerca de 20 presentaciones de obras literarias. Profesor, editor, escritor de libros y artículos de prensa y divulgador cultural, especialmente del legado andalusí, su intervención fue un homenaje al sector de los libros.

¿En qué situación se encuentra, a su juicio, el sector de los libros tras la llegada de las nuevas tecnologías, como el e-book?

El sector del libro, como muchos otros, no acaba de recuperarse de la crisis del 2008 y de la pandemia. No obstante, hay esperanza debido a que las ventas parecen incrementarse y, sobre todo, porque parece recuperarse la lectura de calidad frente a los bestsellers y al incremento pasado de los youtubers. Tenemos papel para rato debido a que la lectura digital, si bien está aumentando notablemente, seis de cada diez lectores leen obras pirateadas, lo que puede suponer extirpar a editores, distribuidores y librerías y que la apuesta de estos por el libro electrónico no sea, por tanto, de gran empuje.

¿Qué valoración hace de la actual Feria del Libro y qué cambios introduciría en ediciones venideras?

Hemos notado un incremento de las ventas cercano al cinco por ciento con respecto al año pasado y al anterior. Es muy posible que los libreros y editores hayamos hecho una mejor selección y un aumento de los fondos y que también haya una cierta alegría por consumir y vivir como después de todas las grandes crisis socioeconómicas. Las instituciones oficiales deben implicarse más con el mundo del libro y especialmente por la animación a la lectura, pero generalmente están más pendientes de los actos que producen una rentabilidad política inmediata.

¿Cómo pueden hacer frente las librerías de proximidad a la oferta de las grandes superficies?

Hay una obra de Jorge Carrión, ‘Contra Amazon’, que se debería leer por parte de todos los sectores implicados en la cultura. Estudia y describe de un modo pormenorizado el intrusismo del consumo en el mundo del libro. Recientemente ha habido experiencias de unir esfuerzos libreros y editores para hacer frente a este fenómeno aberrante que supone la vulgarización de la literatura y de la escritura. Su apuesta es sólo de carácter económico y logrará terminar con parte del sector para acabar imponiendo unas condiciones leoninas. El amante del libro, además de cuestiones económicas, debe participar en lo que Nuccio Ordine ha dado en llamar «la utilidad de lo inútil».

Dirige la editorial Algorfa, ubicada en Marbella. ¿Qué filosofía tiene la firma?

Nuestra editorial es un proyecto de autoempleo de gente joven a los cuales yo doy cobertura pública, si ello es posible. Procuramos cubrir un espacio entre los grandes grupos editoriales y las empresas de autoedición. Y en ese difícil equilibrio nos movemos, no sin muchas dificultades. Dar oportunidades y editar con calidad literaria y estética es nuestra idea.

¿Qué títulos recomendaría para este verano?

‘El galeón Nuestra Señora de Atocha’, de la profesora afincada en Málaga Montserrat Claros, y ‘El mago de Riga’, de José María de Loma -redactor jefe de La Opinión de Málaga-. Son dos temas que me apasionan. El ajedrez y la conquista de América.