El Estadio Municipal Antonio Lorenzo Cuevas, de Marbella, tiene los días contados. El estudio de evaluación que contrató el Ayuntamiento por vía de urgencia a finales de mayo, tras el desprendimiento de parte de una grada lateral que lesionó a dos espectadores durante el último partido de liga del Marbella FC, ha evidenciado el mal estado en el que se encuentra la infraestructura y la necesidad de demolerla para edificar otra similar, pero más moderna en el mismo emplazamiento.

El estudio descarta la posibilidad de rehabilitar el estadio -cerrado a la práctica deportiva y sus locales desalojados desde las últimas semanas de mayo- debido a los materiales que se utilizaron para su construcción y señala que la única opción es derruirlo.

«Nuestra idea era ver en qué situación se encontraba la estructura del estadio para que tuviera otros 50 o 70 años de vida útil con una obra de rehabilitación o consolidación de lo existente. Pero el estudio indica que hay que hacer una demolición y edificación de obra nueva. Y así lo haremos», señaló ayer la regidora, Ángeles Muñoz.

El estadio se inauguró en 1975 y, desde entonces, en él sólo se han ejecutado labores de mantenimiento y conservación. El Consistorio, por ejemplo, acometió el año pasado reformas en el graderío oriental, a pesar de las cuales este tramo de grada siguió cerrado al público para evitar sobrecargas de peso en un lateral del estadio bajo el cual se encontraba una asociación de vecinos.

La reconstrucción del estadio, que lleva el nombre de uno de los futbolistas más destacados de Marbella, comenzará con un concurso de ideas que se licitará en septiembre y que servirá para determinar el proyecto del futuro equipamiento. Durante 2022 se tramitará el proyecto y en 2023 se producirá, previsiblemente, la demolición del estadio y el inicio de las obras.

Las empresas que concurran a la construcción del estadio deberán contemplar en sus proyectos que la infraestructura cuente con una capacidad para 10.000 espectadores, césped natural, un gimnasio y una pista de atletismo cubierta y homologada -la actual incumple la normativa oficial-. Mientras duren las obras, el Marbella FC jugará en las instalaciones del Marbella Football Center.

Dos proyectos y un solo estadio

El proyecto contará con una inversión de once millones de euros que aportará el Ayuntamiento, aunque el Gobierno local confía en obtener fondos comunitarios o apoyo privado.

«El objetivo pasa por tener una infraestructura moderna, sostenible, funcional y acorde con las necesidades del municipio. Tras la finalización del proyecto contaremos con una infraestructura emblemática, innovadora y vertebradora del deporte local», señaló Muñoz.

El Ayuntamiento anuncia su proyecto un año después del que presentó la empresa que gestiona el Marbella FC, Best of you.

La propuesta de la entidad contempla un estadio en el mismo emplazamiento que el actual con capacidad para 18.000 espectadores, unas 2.000 plazas de aparcamiento para vehículos, un hotel y un centro comercial.

«Queremos que el estadio sea una joya urbanística, un símbolo para la ciudad, un referente turístico y un orgullo para los ciudadanos», señaló el CEO de la empresa, Óscar Ribot, en un acto de presentación que se realizó en Puerto Banús y que contó con la presencia de la alcaldesa y del delegado de Deportes, Manuel Cardeña.

Mejoras en un aparcamiento

El proyecto del Ayuntamiento de Marbella para reconstruir el estadio incluye la rehabilitación de una zona subterránea de aparcamientos con 156 plazas, seis de las cuales serán para personas con movilidad reducida y 14, para motocicletas.

La licitación del aparcamiento se realizará en septiembre con el objetivo de que las obras, que contarán con un plazo de ejecución de 14 meses, comiencen en 2022. La inversión será de 3,5 millones de euros.