Lo que durante tantos años ha sido catalogado como ciencia ficción, ahora es, simplemente, ciencia. Es una de las múltiples conclusiones que se pueden sacar del SUTUS Summit que estos días acoge la Escuela de Alta Dirección Hotelera Les Roches de Marbella, en el que destacados expertos de más de 40 países abordan las claves de las dos tendencias que prometen revolucionar la industria turística: los viajes espaciales y las experiencias subacuáticas.

Por la sala de conferencias del centro académico van desfilando, uno tras otro, representantes de agencias espaciales y responsables de proyectos de todo tipo, relacionados con llevar a las personas al espacio exterior o a las profundidades de los océanos. 

Por lo general, los ponentes están vinculados a empresas emergentes del sector tecnológico que han apostado fuerte por esta vía. Es el caso de AXIOM y su desarrollador, Simon Jenner: «Esta generación vivirá para ver a las primeras personas viajar fuera del planeta e incluso nacer fuera del planeta. Somos multiplanetarios, no estamos limitados a este planeta», afirmó en su conferencia.

Jenner explicó que AXIOM ha llegado a un acuerdo con la NASA para reemplazar la actual estación espacial internacional, conocida como ISS (International Space Station), que según contó, «lleva funcionando unos 20 años y se está quedando obsoleta. Ha mantenido a nuestros astronautas con vida todo este tiempo. Pero se está cansando. De momento, el plan es que pueda durar hasta 2028. Ahí es donde entramos nosotros».

Según relató el conferenciante, el primer modelo estaría listo en 2024 y completado en 2027. Luego, repasó, apoyándose en imágenes a través de una pantalla gigante, las características de la futura estación, que «es un lujo, en comparación con la actual ISS», subrayó, en referencia a la falta de confort que sus ocupantes han de padecer.

En general, en todos los proyectos expuestos en el SUTUS Summit, y de ahí su vinculación con la industria turística, el denominador común es que los monstruosos gastos que acarrean han de ser sufragados, en buena medida, con la contribución de turistas espaciales, en este caso, o subacuáticos, cuando se trata del otro eje central de las jornadas. 

Así, el ponente aclaró que la nueva estación contará «con ventanas, un mirador para cuatro o cinco personas, desde donde contemplar la tierra desde el espacio», pero, además, afirmó sin pudor que «no vamos a parar ahí. La idea es llevar a cientos de personas». De hecho, recalcó, «planeamos tener misiones cada seis meses y una vez estén arriba, podemos incrementar esa frecuencia».

Con los turistas, irán, por supuesto, profesionales. De hecho, explicó, una parte importante de esos visitantes no estará allí con fines meramente lúdicos, sino que representarán a universidades y empresas, en misiones de investigación. Es otro concepto que se repte con frecuencia: sinergia. 

Jenner apuntó algunos ejemplos de la rentabilidad que pueden reportar estos viajes. «Trabajando sin gravedad, puedes conseguir un cable de fibra 100 veces más eficiente y veloz que en la tierra. Imaginen lo importante que puede ser eso», señaló. También en medicina se pueden alcanzar logros espectaculares. Así, remarcó que en micro gravedad se dan condiciones ideales para crear órganos para el cuerpo, porque «crecen más rápido», indicó.

Tienen un equipo de profesionales ya confeccionado, que cuenta con el astronauta español Miguel López Alegría, quien aún ostenta el récord de estancia en el espacio y de paseos espaciales en la NASA. 

Los futuros viajeros, los no astronautas, habrán de pasar 17 meses de preparación, que incluye que les dejen en Alaska durante una semana para que aprendan a sobrevivir con escasos recursos y trabajar en equipo.

12

Las imágenes del congreso de turismo espacial y subacuático SUTUS en Marbella Álex Zea

Excursiones subacuáticas, a más de 2.000 metros de profundidad

Scott Waters es responsable del proyecto Pisces VI Submarine, que básicamente es un submarino que puede descender por debajo de la barrera de los 2.000 metros, una auténtica revolución.

Waters insiste una y otra vez en que su prioridad es el estudio científico, pero sí, ahora ya puede llevar turistas. Han tenido que lidiar con las aseguradoras y sortear numerosas trabas burocráticas, según relató, pero ahora, su submarino «puede llevar 4 ocupantes, aunque normalmente llevamos un piloto y dos pasajeros». 

El presentador de la conferencia quiso resaltar la oportunidad de negocio que se abría ahora a la empresa, ante la erupción volcánica de la isla de La Palma y dado el hecho de que la firma se ha establecido precisamente en el archipiélago canario recientemente, aunque no quiso especificar nada sobre este asunto, quizá por las implicaciones que acarrean los dramas que muchas personas están viviendo.

Waters, cuyo apellido -agua, en inglés- es una flagrante ironía del destino, señaló que llevan cuatro años colaborando con el Instituto Oceanográfico español y «mucha gente no sabe que debajo del agua hay mucha actividad volcánica y esto ocurre todo el tiempo. Hay un sitio donde queremos ir. Es el volcán del medio, entre Gran Canaria y Tenerife, a 1.800 metros, por lo que está en nuestro rango. El Instituto Oceanográfico no ha podido visitarlo, solo cartografiarlo, así que estamos entusiasmados con ir nosotros».