El Ayuntamiento de Marbella está llevando a cabo el cierre perimetral del parque El Capricho con el objetivo de evitar su uso por la noche y garantizar la seguridad en la zona.

El proyecto contempla la construcción de 439 metros cuadrados de muro y la instalación de cerca de 550 metros cuadrados de valla de forja, consiguiendo un cierre de 2,5 metros de altura. Además, se colocarán puertas con un diseño similar en los nueve accesos del parque.

«El vallado de madera actual es insuficiente para solventar esta situación y con el nuevo cerramiento mejoraremos el descanso de los más de 700 residentes de la zona», reconoció la alcaldesa de Marbella, Ángeles Muñoz, que señala que la actuación, que se enmarca en el Plan de Conservación de Urbanizaciones, tendrá un plazo de ejecución de 70 días.

«Se acomete a requerimiento de los vecinos en un recinto estratégico que ocasionaba molestias al ser utilizado fuera del horario establecido», apuntó la regidora de Marbella.

«Se trata de un lugar con un encanto muy especial que estaba siendo utilizado de forma indebida », señaló la presidenta de la comunidad de propietarios, Fátima Morito.