La residencia pública de mayores que el Ayuntamiento de Marbella proyecta construir en un terreno ubicado en Trapiche del Prado, al norte del centro urbano de Marbella, contará con 128 plazas.

El equipamiento tendrá 80 plazas para residentes en una primera fase y, en otra posterior, aumentarán hasta las 128.

Será un edificio que contará con un área para mayores dependientes en la zona oeste, y otra para independientes en la parte norte y se ubicará en un emplazamiento con vistas al mar.

El proyecto, prometido por el Gobierno local desde hace más de doce años, se encuentra en fase de licitación y se financiará con fondos que proceden de la recuperación de bienes de procedimientos judiciales por corrupción con sentencia firme.

«Vamos a dar respuesta a una demanda histórica», señaló ayer la alcaldesa, Ángeles Muñoz.

Para la presidenta de Cáritas de Divina Pastora, Rafaela Sánchez, es un proyecto «idóneo, ya que es una residencia que va a permitir que los mayores de Marbella puedan pasar sus últimos años de vida en un recinto magnífico, que se encuentra en el propio núcleo urbano y en el que no se van a sentir aislados».