Los hoteleros de la Costa del Sol reclamaron ayer en Marbella a las administraciones que sean «sensibles» ante la escalada del precio de la electricidad, en una jornada en la que el coste de la energía alcanzó los 215,83 euros el megavatio-hora.

El presidente de la Asociación de Empresarios Hoteleros de la Costa del Sol (Aehcos), el marbellí José Luque, aludió al precio que la electricidad registró en 2019 y a la escalada que se está produciendo en pleno proceso de recuperación de la crisis originada por la pandemia del coronavirus y confió en que, en 2020, el coste «esté más bajo».

«Muchas compañías hoteleras negociaron un precio fijo y las eléctricas se lo han saltado desbordadas por la situación. Esto es un panorama inédito para nosotros, que somos grandes consumidores de energía», señaló.

Luque se refirió también al incremento de los precios del gasoil o del gas, de los que dijo que están «disparados». Abogó por recurrir a la tecnología para ahorrar costes, aunque admitió que «no es el mejor momento de nuestros recursos financieros» -tras la inestabilidad en la llegada del turismo en el último año y medio ante la crisis sanitaria y las restricciones para viajar-, por lo que pidió a las administraciones que sean «sensibles a este aumento tan radical de nuestros consumos». «Nuestros beneficios van a verse realmente afectados», apuntó.

El presidente de los hoteleros de la comarca reiteró que las inversiones en tecnología «son las opciones que tenemos» y aseguró que Aehcos «está totalmente comprometida con mejorar la calidad de los establecimientos».

«No podemos mejorar la calidad si no invertimos en tecnología. No podemos ser sostenibles si no somos rentables y no somos rentables si no tenemos medidas que nos hacen ser más eficientes», apuntó.

Turismo y medio ambiente

Las declaraciones del presidente de Aehcos se produjeron durante la inauguración de un ciclo de encuentros diseñados para ayudar a los establecimientos hoteleros a buscar soluciones en materia energética y en la que también participó la delegada territorial de Turismo de la Junta de Andalucía en la provincia de Málaga, Nuria Rodríguez.

La delegada calificó de «fundamental» que el sector del turismo avance hacia un modelo en el que el crecimiento sea compatible con la protección del medio ambiente. Se trata, explicó, de «diversificar, de repartir los flujos de visitantes en el territorio para evitar fenómenos como la turistificación», añadió.

Rodríguez destacó también la necesidad de implementar una sostenibilidad turística «integral» que aúna los aspectos medioambientales económicos, sociales y territoriales.