El pleno de la Corporación municipal aprobará de forma definitiva este viernes en el pleno de octubre, el plan parcial del sector en el que se proyecta la construcción del resort Four Seasons, cuya inversión rondará los 650 millones de euros.

El sector al que afecta el trámite urbanístico, uno de los proyectos de mayor inversión que se ejecutan en la actualidad en el municipio, ocupa una superficie de 325.000 metros cuadrados, de los que 103.000 metros cuadrados se destinarán a equipamientos públicos, entre los que ha señalado los culturales, deportivos o educativos o parques y jardines, ha señalado este jueves la delegada de Urbanismo, María Francisca Caracuel.

En la superficie restante, de 222.000 metros cuadrados de extensión, se ejecutará un resort que albergará 486 viviendas de distintas tipologías y un hotel cinco estrellas y gran lujo de 200 habitaciones que gestionará la cadena hotelera Four Seasons. Del total de las viviendas que albergará el resort, cerca de la mitad serán “unifamiliares exentas”, de alta calidad y destinadas para un comprador de alto poder adquisitivo, ha apuntado la edil. También habrá inmuebles unifamiliares adosados y otras en poblado mediterráneo.

La edificabilidad del total de los inmuebles y el hotel será de 73.100 metros cuadrados, lo que, incluidos en la superficie de 222.000 metros cuadrados, habrá una densidad baja de viviendas, lo que la concejala ha calificado de “buena noticia”.

Caracuel ha indicado que las obras tendrán un periodo de ejecución de entre 2 y 3 años y las actuaciones supondrán una "fuerte contratación" de empleo de entre 3.500 a 4.000 puestos entre directos e indirectos. El mantenimiento y la explotación del resort generará entre 750 y 1.000 puestos de empleo fijos, ha agregado Caracuel.

"Son 650 millones de euros de inversión, lo que supone una fuerte inyección para la actividad económica no sólo de Marbella, sino de toda la Costa del Sol y del resto de la provincia y redunda en la creación de esos puestos de trabajo", ha señalado la edil, al tiempo que ha destacado las "diferentes vicisitudes" que ha experimentado, durante su tramitación, el plan de ordenación, ya que depende de diferentes Administraciones y se vio afectado por la anulación del Plan General de Ordenación de 2010.