La Corporación municipal aprobará de forma definitiva hoy viernes, en la sesión plenaria de octubre, el plan parcial del sector en el que se proyecta la construcción del complejo hotelero y residencial Four Seasons, cuya inversión rondará los 650 millones de euros, una de las de mayor cuantía de las que se impulsan en el municipio.

El documento regulará conforme al PGOU en vigor -el de 1986- una superficie de 325.000 metros cuadrados, de los que 103.000 se destinarán a equipamientos públicos culturales, deportivos o educativos y a parques y jardines.

En la superficie restante, de 222.000 metros cuadrados de extensión, se ejecutará un complejo que albergará 486 viviendas de distintas tipologías y un hotel cinco estrellas gran lujo de 200 habitaciones que gestionará la cadena hotelera Four Seasons, que cuenta con establecimientos en Dubai o Miami y especialmente demandados por turistas rusos, árabes y norteamericanos.

Cerca de la mitad de las viviendas que se construirán en el complejo serán de alta calidad y destinadas a compradores de alto poder adquisitivo. También habrá inmuebles unifamiliares adosados y otros en poblado mediterráneo en un complejo cuya primera piedra se colocó en octubre de 2015 en un acto que contó con la presencia del secretario general de la Organización Mundial del Turismo, Zurab Pololikashvili.

La edificabilidad del total de los inmuebles y el hotel será de 73.100 metros cuadrados, lo que, incluidos en la superficie de 222.000 metros cuadrados, supondrá una baja densidad de viviendas.

Las obras tendrán un periodo de ejecución de entre dos y tres años y las actuaciones supondrán la contratación de entre 3.500 a 4.000 puestos de empleo entre directos e indirectos. El mantenimiento y la explotación del resort generarán entre 750 y 1.000 puestos de trabajo fijos.

«Es importante que una cadena de este prestigio internacional llegue a la ciudad de Marbella. Se está viendo un incremento de la oferta de calidad con proyectos como este o como el del hotel W. Es importante para seguir captando el mercado de calidad para nuestra industria turística», señaló ayer la delegada de Urbanismo, María Francisca Caracuel.

«Se trata de 650 millones de euros de inversión, lo que supone una fuerte inyección para la actividad económica no sólo de Marbella, sino de toda la Costa del Sol y del resto de la provincia y redunda en la creación de esos puestos de trabajo», agregó la edil, que aseguró que los inversores tienen «muy avanzado» el proyecto de urbanización de los terrenos.

El complejo hotelero se extenderá a ambos lados de la autovía A-7 a la altura de Torre Real y contará con restaurantes gestionados por grandes marcas.