El Hospital Costa del Sol de Marbella da estos días sus primeros pasos, en varias direcciones, para emprender una nueva etapa. A las esperadas obras de ampliación del centro sanitario, se acaba de unir el comienzo de los tramites necesarios para que el organismo que lo gestiona actualmente, la Agencia Pública Empresarial Sanitaria Costa del Sol, sea absorbido por la sanidad pública andaluza. La previsión inicial es que la integración administrativa se materialice el 1 de enero de 2022 y que, a partir de entonces, se aborde la integración del personal fijo y el contratado.

Tras la puesta en marcha del proceso para la extinción de todas sus agencias públicas sanitarias, el Gobierno andaluz confía en que «dentro de unos meses» los trabajadores del centro hospitalario marbellí pasen a formar parte de la plantilla del Servicio Andaluz de Salud (SAS) y, para conseguirlo, se pretende «agilizar el máximo posible los plazos». En estos términos se expresó el consejero de la Presidencia y portavoz de la Junta de Andalucía, Elías Bendodo, una vez que el Consejo de Gobierno del pasado 19 de octubre ya dio el visto bueno para que la estructura público-privada que impulsaba el Hospital Costa del Sol pase definitivamente a la historia, para dotar al centro de una gestión y un funcionamiento totalmente públicos: «Los servicios del Hospital Costa del Sol se prestarán dentro del SAS y, además, vamos a agilizar los plazos al máximo para que sus trabajadores puedan depender del SAS en el menor tiempo posible, en cuestión de meses porque quien gana aquí es el servicio público», recalcó Elías Bendodo.

Tras una auditoría en las agencias públicas empresariales sanitarias que «constató la necesidad de homogeneizar su naturaleza jurídica con la del SAS», el Gobierno andaluz ha empezado a acometer «una reorganización que profundiza en una configuración más racional del sistema sanitario público de Andalucía, como un sistema único». Con este objetivo, ahora han sido aprobados los planes de liquidación y extinción de las agencias públicas empresariales sanitarias. Se trata «del paso previo a la unificación de todos los recursos sanitarios asistenciales de entidades públicas en el SAS», según explicaron fuentes de la Junta.

Además de a la Agencia Pública Empresarial Sanitaria Costa del Sol, esta integración en el SAS se aplicará en la Empresa Pública de Emergencias Sanitarias (EPES), la Agencia Pública Empresarial Sanitaria Poniente de Almería, la Agencia Pública Empresarial Sanitaria Alto Guadalquivir y la Agencia Pública Empresarial Sanitaria Bajo Guadalquivir.

Dos años de obras para ampliar el centro sanitario

La integración del Hospital Costa del Sol en el Servicio Andaluz de Salud coincide con las obras de ampliación del centro sanitario, que durarán casi dos años. En una reciente visita a sus instalaciones, la delegada de la Junta, Patricia Navarro, le atribuyó al Gobierno de PP y Cs el logro de «retomar las obras de ampliación tras más de una década paralizadas, gracias a una agilización administrativa y a un compromiso presupuestario que se ha hecho en un tiempo récord. El plazo de ejecución de las obras es de 22 meses y con este proyecto vamos a hacer un centro hospitalario de referencia», añadió Navarro.

Valoración de los sindicatos

Este proceso ya se está notando a efectos prácticos y los centros hospitalarios que todavía son agencias públicas ya aparecen reflejados para que puedan ser seleccionados por los candidatos en la bolsa única de empleo del SAS, según aseguraron fuentes sindicales. La integración del Hospital Costa del Sol en el SAS es una de las cuestiones en las que han puesto el foco las principales centrales sindicales con estructura en la provincia.

El responsable de Sanidad de Comisiones Obreras, Juan Carlos Navas, se mostró «totalmente» a favor de este proceso: «Es una vieja reivindicación de nuestro sindicato, hay que integrar estas empresas y tener un solo sistema público de sanidad», recalcó Navas sin perder de vista que la integración de los trabajadores debe ser «voluntaria» para que «quien quiera seguir como personal laboral así lo haga y quien no pase a ser estatutario».

La dirigente de Salud de UGT Málaga, Carmen Gaona, también valoró en términos positivos la integración «porque supondrá un aumento de profesionales y de camas en el SAS». Eso sí, destacó la necesidad de que «los trabajadores no vayan a salir en ningún momento perjudicados» y agradeció igualmente que la integración del personal vaya a ser voluntaria.

Por su parte, el encargado de Sanidad en CSIF Málaga, Juan Pedro Ruiz, indicó que, aunque a su sindicato le parece «interesante» que todo el mundo pase a estar bajo el mismo techo del SAS, «habrá que estar muy vigilantes para que el Gobierno andaluz haga un trabajo fino y medido y la integración no sea algo hecho con muchas prisas y mal». «Estamos hablando de personal laboral y de estatutarios, hay que estar muy encima para que en ninguna agencia nadie dé un paso atrás en sus condiciones», incidió.

Además, el delegado del Sindicato Médico en el Hospital Costa del Sol, José Luis Pradas, lamentó «la situación de bastante desazón» con la que están viviendo los facultativos «la falta de información sobre la integración laboral. No se sabe qué va a pasar a efectos prácticos con los trabajadores y carecemos de una información directa; sabemos que hay una voluntad política pero no mucho más», agregó.

En una postura especialmente crítica también se encuentra el Sindicato de Enfermería Satse, cuyos representantes han venido asegurando -desde que se anunció la integración de las agencias públicas- que el Gobierno andaluz se ha lanzado a poner en marcha el proceso sin conocer la posición de las centrales sindicales.