El temporal de agua y viento que azotó Marbella durante el fin de semana sacó a la luz un sorprendente descubrimiento que contribuirá a aumentar el patrimonio arqueológico del municipio y mejorar el conocimiento de su pasado.

Los embates del agua contra un talud de arena en el tramo de litoral de El Ingenio, en San Pedro Alcántara, desenterraron los restos de dos hornos que, según las primeras estimaciones, pertenecerían a la época del Imperio Romano, además de restos de objetos cerámicos y de ánforas.

Tras el descubrimiento de los hornos, la Policía Local acordonó y vigiló la zona para evitar posibles actos de expolio durante el fin de semana hasta que en la mañana de ayer un arqueólogo de la Junta de Andalucía acudió al lugar para realizar diferentes estudios de los hallazgos.

Tras las observaciones, el técnico decidió volver a tapar con tierra los vestigios descubiertos para garantizar su preservación ya que, debido a su proximidad al mar, se encuentran en una zona especialmente complicada para su puesta en valor.

«Es muy curioso que un temporal que nos ha traído tanto daño a la ciudad, sin embargo haya tenido el pequeño detalle de incrementar nuestro patrimonio arqueológico. Es la única cosa positiva que ha tenido este temporal», señaló el portavoz municipal, Félix Romero.

Los vestigios evidencian, apuntó, «lo que esta ciudad fue ya en la época del Imperio Romano». «Hay que mandar un mensaje a todos los ciudadanos para respeten también el patrimonio arqueológico porque en algún momento del día de ayer (por el domingo) hubo que intervenir para evitar alguna circunstancia de alguien que se quería llevar algo», agregó.

El hallazgo se ha producido a escasa distancia de una zona en la que se ha localizado una factoría romana de salazones, también cubierta con tierra para preservarla; y la basílica paleocristiana Vega del Mar, de origen visigodo y que data del siglo VI.

Por otra parte, Romero informó de que los servicios de emergencias municipales participaron desde el jueves, cuando se decretó el nivel de alerta por el temporal, en más de 30 incidencias de consideración.

Las zonas más afectadas fueron los paseos marítimos y la mayor parte de las incidencias estuvieron relacionadas con árboles y cornisas en riesgo de desprendimiento, problemas de saneamiento en diferentes emplazamientos o inundaciones de locales bajos o de zonas de aparcamiento. El dispositivo de los servicios de emergencia para hacer frente a las consecuencias del temporal lo integraron un total de 60 efectivos entre bomberos, policía local y voluntarios de Protección Civil.

Reivindican arrecifes artificiales para proteger las dunas de la zona de Las Chapas

La asociación ProDunas Marbella volvió a pedir ayer la instalación de arrecifes artificiales sumergidos y ubicados en paralelo a la costa a unos 150 metros de distancia del litoral para preservar los cordones dunares del distrito de Las Chapas de los embates de los temporales.

El colectivo, que reivindica desde hace cinco años este tipo de infraestructura, asegura que los arrecifes podrían reducir en un 80 por ciento las acometidas contra el litoral de las olas de grandes dimensiones provocadas por los temporales.

«El litoral se está perdiendo. ¿El municipio es consciente de que la inercia de actuaciones puede provocar la ausencia de un turismo valioso?», preguntó la asociación.

ProDunas pidió a las administraciones «actuaciones en la buena dirección» para salvar las dunas del municipio, que destacan por su alto valor ambiental.

«No valen lamentaciones. Actuaciones firmes son demandadas para no perder el turismo de sol y playa y, por consiguiente, la supervivencia de muchos negocios familiares. La destrucción dunar del este de Marbella sólo tiene por respuesta el silencio de los gobernantes locales», lamentó el colectivo.