Las obras de emergencia que emprendió el Ayuntamiento tras el temporal que azotó Marbella a mediados de noviembre concluirán en Navidad, según anunció ayer el delegado de Obras, Diego López.

Las actuaciones, que cuentan con un presupuesto de unos 700.000 euros, se ejecutan en nueve tramos del paseo marítimo entre Cortijo Blanco y Las Chapas, a las que se suman los trabajos para el repaso y extendido de albero en la senda que discurre próxima al frente litoral.

El temporal trajo al litoral del municipio, de 27 kilómetros de longitud, rachas de viento de hasta 70 kilómetros por hora, lo que provocó olas de cerca de cinco metros de altura que impactaron con fuerza en la costa y causaron grandes desperfectos en el paseo marítimo y las playas y sus accesos.

La tempestad afectó a una superficie de cerca de 30.000 metros cuadrados, según el edil.

«Unos 120 metros de pasarela han desaparecido en Cortijo Blanco; lo mismo ha sucedido con otros 177 metros de barandilla, una veintena de báculos de farolas, casi 2.500 metros de canalización de alumbrado o una decena de monolitos de granito de sujeción de barandilla que también se ha llevado el mar y que pesan, en cada caso, cerca de 400 kilogramos», explicó el delegado de Obras.

El temporal dañó también una docena de emisarios, que se están reparando; así como 200 metros de muro de escollera que se está reconstruyendo; y 25.000 metros cuadrados de reposición de albero, entre otros, dentro de la decena de tramos de actuación.