Cinco colectivos vinculados al ámbito cultural de la Costa del Sol han formalizado ante la Junta de Andalucía la solicitud para declarar conjunto histórico al Casco Antiguo de Marbella y sus ensanches tradicionales.

Las asociaciones Cilniana, Marbella Activa, Ecologistas en Acción Marbella y Ecologistas Malaka y la plataforma No a las Torres de Alta Tensión en un paraje natural de Benahavís buscan así, como ya anunciaron a mediados de noviembre, que el Gobierno regional dote al Casco Antiguo del máximo grado de protección que contempla la legislación autonómica.

Aseguran en la solicitud que el Casco Antiguo es «un espacio que ha sufrido numerosas transformaciones y fragmentaciones, con todo tipo de intervenciones y nuevas ocupaciones, en muchos casos desafortunadas, de tal forma que las estructuras vernáculas y el propio conjunto histórico sobreviven con dificultad a estos procesos de cambio».

Destacan que el casco histórico presenta «un buen estado de conservación», pero advierten de que se encuentra «amenazado por la especulación inmobiliaria, por el cableado aéreo y por las consecuencias estéticas de la terciarización creciente».

Los colectivos subrayan que el futuro Plan General de Ordenación Urbanística (PGOU) recogerá medidas para preservar el centro histórico, pero señalan que el documento se encuentra en fase de redacción y que su aprobación definitiva «está prevista, si no existieran obstáculos, para el año 2023».

Este lapso de tiempo, apuntan las asociaciones, «supone una expectativa de preservación del Casco Antiguo y su ensanche tradicional muy expuesta a intervenciones que coadyuven y continúen posibilitando su progresivo deterioro».