El Grupo Orpea ha abierto una nueva residencia y centro de día de mayores en la calle María Zambrano de Marbella, que celebra del 20 al 22 de enero unas jornadas de puertas abiertas para dar a conocer las instalaciones y el modelo de atención de la compañía.

La residencia Orpea Puente Romano cuenta con 140 plazas residenciales y 20 de centros de día y se encuentra en un entorno único para una atención de calidad a las personas mayores.

El centro está situado en la Milla de Oro de Marbella, donde se concentran muchas de las instalaciones de turismo de lujo, muy próximo al hotel Puente Romano y prácticamente en segunda línea de playa. Además, cuenta con buenas comunicaciones, ambiente tranquilo y agradable.

Con esta nueva apertura, Orpea contará con 11 residencias en Andalucía, y cinco en la provincia de Málaga: dos en Marbella (en Puente Romano y Puerto Banús), Rincón de la Victoria, Benalmádena y El Limonar (Málaga). En total, la firma tiene más de 1.300 plazas en Andalucía, 700 de ellas en Málaga.

Cafetería de Orpea Puente Romano. L.O.

Instalaciones

Las instalaciones de Orpea Puente Romano son accesibles y adaptadas a las necesidades de los residentes, cumpliendo las recomendaciones sanitarias actuales.

La mayoría de las habitaciones son individuales con zonas comunes seguras y perfectamente equipadas, así como áreas ajardinadas donde disfrutar de actividades al aire libre. 

El centro cuenta con estancias prolongadas o temporales, incluso vacacionales, también para residentes extranjeros. Además, ofrece servicios de fisioterapia, terapia ocupacional, psicología, animación, peluquería, y restauración con cocina y personal propio, como en todos los centros de ORPEA, adaptándose a los gustos y necesidades de cada residente.

Asimismo, cuenta con recursos innovadores para la estimulación física, cognitiva y emocional, como las salas snoezelen, salas de reminiscencia o los huertos terapéuticos.

Balneario de Orpera Puente Romano. L.O.

Atención a personas con alzheimer

Orpea ofrece un modelo de atención integral, individualizado y centrado en la persona, que tiene en cuenta las necesidades particulares, pero también las preferencias de los residentes. En este sentido, cuentan con unidades de vida diferenciadas en función del grado de dependencia de cada usuario.

El centro de Puente Romano está especializado en la atención a personas grandes dependientes o pacientes con alzheimer u otras demencias y cuenta con Unidad Protegida de Alzheimer y otras Demencias (UPAD), un área especializada en la que se presta servicio integral y personalizado, acorde a las necesidades individuales de estos pacientes.

En estos espacios adaptados, equipos profesionales multidisciplinares especializados en geriatría (enfermeros, fisioterapeutas, terapeutas ocupacionales, psicólogos, etc.) se encargan de mejorar la capacidad funcional y retrasar situaciones de dependencia, gracias a las eficaces e innovadoras terapias que emplean.