Las obras para convertir al hotel El Fuerte en el primero de cinco estrellas del centro urbano de Marbella y recuperar aspectos del establecimiento primigenio, como el propio nombre con el que abrió al público en 1957, son ya una realidad.

Las primeras actuaciones, con las que los operarios han alcanzado el cinco por ciento de la ejecución, han servido para realizar labores de implantación en obra y demoliciones.

En los próximos meses, las actuaciones se centrarán en acometer los trabajos de consolidación, refuerzo y ampliación de las estructuras de un hotel que confía en sumar una estrella más a las cuatro que tenía antes de las obras e inaugurar su imagen renovada en la primavera de 2023.

El Grupo El Fuerte, de origen andaluz, invertirá en las reformas cerca de 30 millones de euros, la mitad de ellos en las obras; unos diez, en equipamientos; y el resto, en aspectos administrativos, como las licencias.

«Las obras van a buen ritmo, con las incidencias normales en edificios de más de cien años. Con esta reforma, el hotel evoluciona a un nivel superior, pero asentado en su historia y manteniendo su identidad y permitiéndole competir con hoteles de cinco estrellas del destino Marbella», señala el director de proyectos de Fuerte Group Hotels, Manuel Crespo.

El responsable de las obras destaca que, con la recuperación del nombre original, el establecimiento aparece como «una marca nueva, pero elevada sobre una base ya creada, la marca Fuerte, y respaldada con la experiencia de Fuerte Hoteles».

El hotel destaca por su ubicación, frente al mar y a escasa distancia del Casco Antiguo de Marbella; y el Fuerte San Luis, construido en el siglo XVI para defender la zona de ataques procedentes del norte de África, declarado Bien de Interés Cultural y en cuya mejora se han encontrado restos humanos que podrían datar de los siglos XVII o XVIII.

La decoración interior del hotel, dirigida por el interiorista chileno Jaime Briestain, compaginará los estilos clásicos y atemporales y colores entre el verde jade y el rosa pastel.

El hotel, que cuenta con 251 habitaciones, tendrá un gimnasio con vistas al mar en la planta quinta o una oferta gastronómica respaldada por chefs con estrellas Michelin

Por sus instalaciones han pasado Lola Flores; Walt Disney, que se alojó con su perro Pluto en la primavera de 1958; jugadores del Manchester United días después del accidente que sufrió el equipo en febrero de 1958 tras volver de una eliminatoria de la Copa de Europa en Yugoslavia y en el que murieron 23 personas; o, en 1959, Diana Dors, la Marilyn Monroe británica, durante el rodaje de ‘Holiday in Spain’.