Política

Polémica en el Ayuntamiento de Marbella por las ayudas ante las obras

PSOE, Cs y OSP piden compensaciones económicas para las pymes perjudicadas por las actuaciones municipales tras dos años de crisis, pero el equipo de gobierno rechaza la propuesta

Una obra en el centro urbano de Marbella.

Una obra en el centro urbano de Marbella. / L. O.

Marcel Vidal

¿Debe el Ayuntamiento de Marbella ayudar al comercio y la hostelería afectados por obras públicas municipales? ¿O la revalorización de los entornos de sus locales compensa los meses de calles cortadas y descenso de clientes? ¿Se pueden hacer excepciones tras los cerca de dos años de crisis provocada por el Covid?

Una moción del PSOE para pedir ayudas municipales para las pymes que, tras dos años de dificultades económicas, se verán ahora afectadas durante meses por las obras que impulsa el Ayuntamiento -en plena vorágine a poco más de un año de las elecciones locales- enfrentó el viernes, en el pleno de febrero, al equipo de gobierno, del PP, que la rechazó; con la oposición, que la apoyó.

La formación socialista propuso abrir una línea de ayudas para apoyar a los establecimientos de proximidad del centro urbano que se verán perjudicados por unas obras que cuentan con un plazo de ejecución de ocho meses y que han criticado vecinos y empresarios ante la falta de información y previsión por parte del Ayuntamiento.

Algo parecido ocurrirá en Divina Pastora, barrio en el que el martes comienzan las obras de un aparcamiento de las que los vecinos apenas tienen conocimiento y cuya ejecución rondará los 14 meses.

«Es perfectamente viable tener en los presupuestos municipales una partida para los comercios que se vean afectados por obras del Ayuntamiento de media y larga duración. Las subvenciones se pueden prever ya que las obras también se prevén», explica el concejal del PSOE, José Bernal, que destaca que ayuntamientos del PP, como el de Madrid o de Ceuta, tienen medidas similares.

La concejala de Cs, María García, aboga por consensuar con vecinos y pymes la ejecución de las actuaciones y articular «medidas de compensación económica para paliar el impacto de unas obras de larga duración».

La edil recuerda que el comercio y la hostelería forman el colectivo «más castigado» por la crisis del Covid.

OSP apoya la propuesta «sin ninguna fisura, a pies juntillas», señala el concejal Rafael Piña, que apuesta por darles a las pymes afectadas otras facilidades a través de medidas fiscales o normativas.

Sin embargo, el concejal de Fomento Económico, Cristóbal Garre, se opone a la propuesta porque forma parte del modelo de la «España subvencionada previo paso por caja».

«Meterle la mano en el bolsillo a los ciudadanos para luego darle una ayudita no es nuestra forma de trabajar», explica el edil, que califica la propuesta de «modelo de Cuba, darle una olla exprés a cada vecino previa ruina del país».

«Nuestro modelo es crear confianza y oportunidades para el tejido productivo bajando impuestos para reducir sus costes y aumentar las contrataciones laborales», explica Garre.

Destaca que las obras revalorizan el entorno, lo que aumenta el valor de los inmuebles, «la compensación» para las pymes.