Vecinos y colectivos sociales de Marbella han comenzado a movilizarse para recoger alimentos y material sanitario con los que ayudar a los desplazados ucranios que llegan a los campos de refugiados de Polonia huyendo de las agresiones de Rusia a su país.

Rotary Club San Pedro anunció ayer una campaña para recolectar comida no perecedera y artículos de higiene con los que realizar el lunes un primer envío.

El colectivo pide alimentos envasados en latas de conserva -más seguros y fáciles de transportar que los botes de cristal- y productos con gran aporte calórico y preparados para su consumición, como barritas energéticas o chocolate negro.

También solicita artículos de acampada, como vajillas desechables, sacos de dormir o ropa de abrigo; y, para bebes y niños, papillas en polvo, pañales, toallitas húmedas o jabón.

Entre el material sanitario para socorrer a una población civil atacada por armamento, pide desinfectantes, mascarillas o antibióticos; y , para protegerla durante la huida, linternas, pilas o radios portátiles.

Rotary facilita también el transporte hasta su almacen, ubicada en Nueva Andalucía, de las empresas que quieran hacer sus donaciones.

«El primer envío es el lunes, pero después seguiremos recogiendo los productos», señala.

La movilización del colectivo se suma a otras que, de forma individual, han empredido vecinos de Marbella, como Natasha Moshchenko.

De nacionalidad urcrania y con cerca de 30 años en España, Moshchenko colabora, desde que comenzó la guerra, con la asociación Maidan Málaga que canaliza envíos alimentos, medicamentos y ropa a Ucrania y Polonia.

También trabaja con cuatro amigas -tres ucranias y una rusa- para hacer llegar a Ucrania hemostáticos -productos para detener la pérdida de sangre- que financia con aportaciones económicas que reciben.

«Es impresionante cómo se vuelca la gente. En la farmacia de mi barrio nos regalaron una caja de medicamentos. Y ahora han habilitado un punto de recogida de medicamentos sin que yo les dijera nada», explica.

También Olena Sampara, una vecina ucraniana de San Pedro Alcántara, impulsa envíos de los alimentos y los productos de medicina que los vecinos de Marbella donan en el punto de recogida habilitado en el Palacio de Ferias Adolfo Suárez.

Los voluntarios transportan la ayuda a Málaga, desde la que se ha habilitado un sistema para trasladarla a la zona de guerra.

«Notamos la ayuda del pueblo de Marbella. Es muchísima. No bajamos la guardia. Seguimos trabajando. Se nota mucho el apoyo de Marbella y San Pedro Alcántara», apunta.