La biblioteca Fernando Alcalá Marín ya está en funcionamiento. El espacio cultural que lleva el nombre del primer cronista oficial de Marbella, fallecido en 2006, cuenta con 250 puntos de lectura y capacidad para albergar unos 50.000 volúmenes.

La biblioteca, cuya superficie ronda los 1.600 metros cuadrados y un presupuesto de unos dos millones de euros, cuenta con zonas diferenciadas para el público adulto, juvenil e infantil.

Entre otras dependencias, dispone de dos salas de estudio independientes para garantizar el aislamiento acústico; y dos espacios multiusos, uno en la zona de adultos y otro en la infantil, formando gradas en forma de anfiteatro e insonorizados con cortinas que permitirán realizar actividades sin interrumpir otros usos del edificio, ubicado en el parque del Arroyo de La Represa.

En su interior destacan la obra ‘El Quijote manuscrito’, una creación coral única de cinco volúmenes realizada por el colegio público Miguel de Cervantes, donada al Ayuntamiento y que recibió el Premio al Mérito en Educación por la Junta de Andalucía en 2004; y las publicaciones de Fernando Alcalá Marín sobre la historia del municipio.

«Es un gran orgullo y una gran satisfacción», señaló ayer Carlos Alcalá, uno de los hijos del excronista oficial de Marbella, que acudió al acto de inauguración del equipamiento.

Teresa Alcalá, nieta del también historiador, abogado y profesor, destacó que «Marbella puede disfrutar de su legado en este espacio para el encuentro cultural que sin duda dignifica nuestra ciudad».