La instalación de las primeras cámaras de videovigilancia en San Pedro ha generado controversias entre el equipo de gobierno local y Opción Sampedreña (OSP).

La formación sampedreña denunció ayer que el número de monitores de videovigilancia para garantizar la seguridad en el centro de San Pedro Alcántara -tres cámaras y las tres en la plaza de La Libertad- es escaso y acusó al Ayuntamiento de retrasar de forma intencionada la llegada de los dispositivos a la localidad para beneficiar al centro urbano de Marbella.

«Tres cámaras de seguridad ciudadana para el centro de San Pedro, un entorno tan conflictivo, son unas instalaciones pobres», denunció el concejal sampedreño, Manuel Osorio.

El edil recordó que la instalación de los tres monitores de videovigilancia en la plaza de La Libertad se ejecutará de forma paralela a la colocación de tres cámaras de seguridad en el perímetro del edificio que alberga la Tenencia de Alcaldía de San Pedro y 30 para gestionar el tráfico en el Polígono Industrial de la localidad, lo que, apuntó Osorio, contrasta con Marbella, donde se instalaron 29 cámaras de videovigilancia de un total de 48 monitores de seguridad.

«En Marbella hacen falta cámaras de videovigilancia, pero sin menoscabar a San Pedro», agregó Osorio, que aseguró que otros emplazamientos concurridos de la localidad, como las calles Marqués del Duero o Córdoba, el paseo marítimo o la avenida del Mediterráneo, requieren también de estos dispositivos cuya utilización requieren de la  autorización de la Subdelegación del Gobierno y del Tribunal Superior de Justicia de Andalucía.

Osorio aseguró también que el gobierno local ha dilatado la llegada de las cámaras de videovigilancia en beneficio del núcleo urbano de Marbella, que, desde hace años, cuenta con dispositivos en el Paseo Marítimo o aparcamientos de centros comerciales.

El edil recordó que el equipo de gobierno votó en sesión plenaria en contra de rectificar un expediente para incluir la videovigilancia en San Pedro y que cerca de 1.000 vecinos de la localidad se movilizaron para recoger firmas a favor de la colocación de cámaras.

La alcaldesa, Ángeles Muñoz, destacó el día de la presentación de las cámaras que la iniciativa forma parte de la «estrategia del Ayuntamiento para seguir siendo un municipio seguro y pionero en técnicas tecnológicas vinculadas a la seguridad».

La regidora subrayó la inversión que ha realizado el equipo de gobierno para impulsar el sistema de videoseguridad, que ronda los 3,5 millones de euros y que conlleva la instalación de más de 150 cámaras distribuidas en el término municipal