La obra del aparcamiento de la calle Doha, que contará con 167 estacionamientos tanto subterráneos como en superficie, suma nueva maquinaria para reforzar y agilizar los trabajos de micropilotaje, que ya se han completado en un 30 por ciento. El concejal del ramo, Diego López, ha explicado que “se trata de una labor previa a la ejecución de las excavaciones que garantiza la resistencia de la estructura y crea una pantalla de contención de la tierras”. Además, ha detallado que esta intervención comenzó en junio y que ambas máquinas instalan unos 15 micropilotes al día con una profundidad de once metros. “Una vez se completen se proseguirá con los anclajes”, ha indicado el edil, al tiempo que ha señalado que “hasta la fecha ya se han colocado casi un centena de los 340 con los que cuenta la actuación”. En total, la superficie de trabajo ronda los 2.000 metros cuadrados, zona que se vaciará cuando finalice el pilotaje. Por su parte, en la que será la planta en superficie, situada bajo el área infantil, ya están concluyendo los trabajos de excavación.

López ha avanzado que, una vez se haya procedido a vaciar el terreno, se colocará una grúa-torre para continuar con la estructura del equipamiento, al tiempo que ha recordado que se trata de una obra “absolutamente segura”. “Somos conscientes de las molestias que ocasiona un proyecto como este pero el beneficio tanto para los vecinos como para los comerciantes será enorme”, ha incidido el edil, quien ha aludido que la gestión será municipal, no se venderán plazas y su uso responderá a un sistema en rotación para empadronados en el municipio, con precios de 1 y 2 euros por 12 horas dependiendo de si el estacionamiento se realiza en horario nocturno o diurno.

“El barrio de Divina Pastora es uno de los más afectados por la carencia de plazas de aparcamientos y donde más problemas encuentran los vecinos para poder estacionar por lo que se ha apostado por la construcción de este aparcamiento subterráneo de tres alturas”, ha afirmado, a lo que ha añadido que el objetivo es tener unas instalaciones “adaptadas a los cambios, a las nuevas realidades y fuentes de energía, con la preinstalación para la recarga de vehículos eléctricos en once plazas”.