El Estadio Municipal Antonio Lorenzo Cuevas, de Marbella, contará, además del terreno de juego en el que disputará sus partidos el equipo de fútbol local, con un aparcamiento con 960 plazas para vehículos y, en la zona sur de la infraestructura deportiva, una pista de atletismo homologada -Marbella carece de ella- cubierta y con capacidad para albergar a 1.200 espectadores.

Además, en uno de sus extremos dispondrá de un gran espacio de encuentro con zonas verdes e infraestructuras desde las que, por medio de grandes cristaleras, se podrá observar la actividad del pabellón que albergará las prácticas de atletismo.

El estadio deberá también contar con la posibilidad de albergar eventos de máxima categoría; una capacidad mínima de 8.000 espectadores, como exige el Consejo Superior del Deporte; un gimnasio; y una sala fitness. 

La propuesta ‘Dream B1G’ ha sido, entre seis finalistas, el proyecto que ha elegido un jurado multidisciplinar cuyo fallo se ha conocido este jueves y que ha valorado cuestiones técnicas, deportivas, económicas o de innovación medioambiental para seleccionar el diseño del estadio de fútbol que sustituirá al actual, cerrado al público desde hace más de un año ante su avanzado estado de deterioro. 

La propuesta del estudio Huete Arquitectos, responsable también de la construcción de la biblioteca central Fernando Alcalá en Marbella y de un recinto deportivo y otro de música y danza en San Pedro Alcántara, ha logrado 83 puntos, frente a los 75 y 53 de las propuestas que han quedado en segundo y tercer lugar. Los proyectos que han quedado en cuarta, quinta y sexta posición han obtenido 41, 40 y 32 puntos.

Otros cinco proyectos quedaron descartados al incumplir los requisitos para concurrir al concurso de ideas de diseño del estadio.

El estudio de arquitectura recibirá un millón de euros a cambio de la redacción del proyecto, trámite para el cual dispone de tres meses de plazo; y la dirección de una obra cuya inversión será, como máximo, de 18 millones de euros.

El Ayuntamiento confía en contar con el apoyo de otras administraciones para reunir la inversión un infraestructura que pretende ejecutar en 2024.  El futuro estadio se habilitará en el mismo emplazamiento que el actual, por lo que éste último tendrá que ser derribado.

El Consistorio tiene previsto iniciar el desmontaje de algunas estructuras, como las torres de iluminación del terreno de juego, a principios de 2023; y demoler la infraestructura tras el verano. «Será un equipamiento moderno, sostenible y funcional. Se convertirá en emblemática para la ciudad», ha señalado la alcaldesa, Ángeles Muñoz.